Como veremos muy a menudo cuando hablemos de mitología, la dualidad es otro de esos conceptos arraigadísimos en la idiosincrasia vikinga. La dualidad y los antagonismos. Blanco y negro, arriba y abajo, muchos conceptos se presentan de dos en dos en el ideario escandinavo. Y un magnífico ejemplo de ello nos lo proporciona la mitología nórdica.

Hoy os voy a contar muy por encima – en una especie de cápsula mitológica rápida – cómo entendían los vikingos el paso del día a la noche, a través de la mitología y con algunas fotos.

Para los vikingos, las personificaciones en forma de deidad del día y la noche viajaban por el cielo en carros tirados por unos caballos llamados Skinfaxi y Hrímfaxi. Hrímfaxi, cuyo nombre significa “crines de escarcha”, tiraba del carro de Nótt (Noche) y Skinfaxi, cuyo significado es “crines brillantes”, tiraba del carro de Darg (Día).

Dagr cabalgando a Skinfaxi. Imagen de Peter Nicolai Arbo (pintor del XIX)
Dagr cabalgando a Skinfaxi. Imagen de Peter Nicolai Arbo (pintor del XIX)
Nótt cabalgando a Hrímfaxi. Imagen de Peter Nicolai Arbo (pintor del XIX)
Nótt cabalgando a Hrímfaxi. Imagen de Peter Nicolai Arbo (pintor del XIX)

Más parejas de caballos famosas en la mitología nórdica son Arvak y Alsvid, traducidos por “madrugador” y “muy veloz” respectivamente. Éstos eran los que tiraban del carro de la diosa Sól, quien cabalgaba todos los días a través de los cielos en su carro; la melena de sus caballos emitía la luz, y la suya propia el calor del día.

The Wolves Pursuing Sol and Mani. Imagen de John Charles Dollman,1909.
The Wolves Pursuing Sol and Mani. Imagen de John Charles Dollman,1909.

Sin embargo, mientras surcaba los cielos Sól era perseguida y, finalmente, cazada por el lobo Sköll y era reemplazada por su hermano Máni, el dios luna, quien de igual forma era perseguido y, finalmente, cazado por el lobo Hati, siendo  reemplazado de nuevo por su hermana Sól.

De este modo los vikingos comprendían y entendían un fenómeno que no podían explicar por otros medios, el del paso de los días y las noches, el turnarse del sol y la luna en los cielos, que se repartían Sköll y Sól, Hati y Máni

Sköll y Sól, Hati y Máni. Los lobos que persiguen al sol y la luna. Imagen extraída de internet.
Sköll y Sól, Hati y Máni. Los lobos que persiguen al sol y la luna. Imagen de @Solsetrid http://solsetrid.deviantart.com/art/Hati-ok-Skoll-304942100

Una curiosidad que se desprende de los conceptos Sol y Luna es que, para los nórdicos, su género era distinto; Sol es femenino y Luna masculino.

Bibliografía:

  • MOGK, Eugen. Mitología Nórdica. Ed. Labor, Barcelona, 1932.
  • NIEDNER, Heinrich. Mitología Nórdica. Ed. Edicomunicación, Madrid, 1919.