Hoy os traigo una reseña sobre un libro de temática puramente vikinga y es que, creo, el título no puede ser más transparente, aunque el original en inglés es “The Viking Art of War” y, personalmente, me parece menos pretencioso y más correcto.

Portada del libro Los Vikingos el terror de Europa de Paddy Griffith.
Portada del libro Los Vikingos el terror de Europa de Paddy Griffith.

Su autor es Paddy Griffith quien, según la información extraída del libro, “fue durante 16 años profesor adjunto de Estudios sobre la Guerra en la Royal Military Academy Sandhurst y es el autor de un gran número de artículos y libros especializados en historia militar, entre los que destacan Battle Tactics of the Western Front, 1916-18 y The Art of War of Revolutionary, 1782-1802”.

Se trata de un ensayo centrado exclusivamente en los aspectos bélicos y militares que envuelven la historia de los vikingos, algo que, al ver el índice de la obra, me llamó realmente la atención ya que no es un tema que abunde en la bibliografía sobre los vikingos. Los aspectos bélicos, el cómo luchaban los vikingos, suele ser – generalmente – un pequeño apartado en las monografías sobre los hombres del norte y esto en el mejor de los casos pues, en otros muchos, es un tema que no se incluye.

A nivel estructural, el libro se divide en un prefacio, siete capítulos temáticos – análisis militar de los vikingos, las causas de la expansión vikinga, movilidad estratégica, noción vikinga de estrategia, composición de los ejércitos, armas y armaduras y las batallas –, una conclusión con el “lugar de los vikingos en la evolución del arte de la guerra” y dos apartados finales con fuentes y un glosario.

Es probable que yo abordase el libro con unas expectativas elevadísimas al encontrarme con semejante índice innovador, sin embargo y para mí, la realidad estuvo muy por debajo de lo esperado.

Como factores positivos de este ensayo cabría destacar el intento de unificar todo un tema que normalmente se presenta desperdigado e incompleto y el hecho de que el autor se base en gran medida en las descripciones sobre las batallas y la lucha que nos ofrecen las Saga, un hecho sumamente interesante ya que aunque las Sagas son posteriores a la Era Vikinga, son fuentes primarias para el estudio de los vikingos. Como una primera toma de contacto con el mundo bélico de los vikingos donde encontrar todos los aspectos importantes unificados y en un solo lugar, la obra cumple de sobras su función. No obstante, personalmente creo que no va más allá de eso y es una pena.

Como factores negativos destacaría que, pese a que el índice es harto prometedor, el contenido final es, por decirlo de alguna manera, escaso. El autor se pierde en el uso y abuso de las descripciones obtenidas en las Sagas – las que traslada de forma casi íntegra a las páginas –, de los paréntesis explicativos y de los cuadros explicativos – a veces innecesarios o incluso rebuscados – haciendo la lectura lenta y, sobre todo, un tanto caótica. Basarse en las Sagas es un hecho muy interesante, siempre y cuando dejemos a un lado que no dejan de ser odas a la historia vikinga y a sus héroes por lo que – en el fondo – debemos ir con pies de plomo en cuanto a cómo luchaban estos héroes y lo sobreestimado que pueda llegar a estar. Hablando en términos llanos el libro tiene muchas páginas “y poca chicha”. En segundo lugar, es un libro que trata la guerra y lo bélico en la Era Vikinga de forma homogénea y en bloque, como si desde el principio hasta el fin de los 300 años que duró la historia vikinga hubiese sido todo exactamente igual y no hubiese cambiado y esto es así, principalmente, debido a que el autor no da fechas, ni concretas, ni aproximadas, cuando habla de tácticas, técnicas o armamento. Al margen de algunas batallas que sí vienen con sus fechas, cuando nos presenta un tema no sabemos muy bien si se refiere al siglo VIII, al IX, al X o al XI y al final, resulta un popurrí de factores que parece que sucedieron todos a la vez y durante toda la Era Vikinga cuando sabemos que, precisamente, en el ámbito militar los vikingos prácticamente pasaron de cero a cien en 300 años. Por último – y asumo que derivado del hecho de que el autor sea, según parece por su descripción, especialista en temas bélicos contemporáneos – el escritor cae en el error (y de nuevo en el uso y abuso) de la comparativa en cuanto a tácticas, técnicas, estrategias y batallas entre los vikingos y otros contingentes bélicos de entre los siglos XVIII y XX como la Guerra de la Independencia Estadounidense, la Revolución Francesa o la Primera y Segunda Guerra Mundial, algo que me parece – como poco – arriesgado. Derivado también de ello es el uso de términos anacrónicos a lo largo de toda la obra desde llamar a los vikingos vasallos de sus señores al más puro estilo bajomedieval, pasando por llamar mariscales a algunos cargos, o los grupos militares como regimientos o secciones y compañías, entre otros casos, términos que, en el siglo VIII o XI y en el marco vikingo quedan absolutamente fuera de lugar.

Como conclusión y aunque parezca que sólo he visto partes negativas, es un libro que tiene una parte de armas y armaduras magnífica ya que ofrece de una sentada todo el abanico armamentístico vikingo, pero que se pierde en comparativas innecesarias que no ofrecen a la postre – especialmente en cuanto a tácticas y técnicas y en cuanto a homogeneidad – una imagen de todo fidedigna de lo que fue el aspecto militar en la época vikinga.

REFERENCIA:

GRIFFITH, Paddy. Los vikingos el terror de Europa. Ed. Ariel, Barcelona, 2013. ISBN – 978-84-344-1475-4. 288 páginas, tapadura, ilustraciones b/n.

Anuncios