“Romeo and Juliet”  (1884) por  Sir Frank Dicksee.
“Romeo and Juliet” (1884) por Sir Frank Dicksee.

San Valentín es, sin duda, una festividad que ha conseguido estar en boca de todos; tanto de los que la celebran como de esos acérrimos detractores que la consideran una fiesta comercial más. Yo prefiero no entrar en debates ni decantarme por una opción u otra, sin embargo, en mis redes personales he querido conmemorar el día compartiendo con mis amigos y conocidos un cuadro que me parece precioso Romeo and Juliet pintado en 1884 por el pintor victoriano Sir Frank Dicksee. Ya que íbamos a hablar de amor hoy – voluntaria o involuntariamente – no podía dejar de pensar en la más famosa – y trágica – historia de amor habida y por haber, la de Shakespeare. Sin embargo, uno de mis conocidos me ha dicho «¿y por qué no hablas de la historia de amor de Sigurd y su valquiria?» a lo que, evidentemente, he pensado «¡¡Pero qué buena idea!!» Así que aquí os he preparado una rápida entrada (no entraba entre mis planes y quehaceres publicar hoy) que no podía dejar escapar. ¿Sabéis quiénes fueron Sigurd y Krimilda? Vamos a conocer a los protagonistas de nuestra historia de hoy.

Sigurd , Siegfried o Sigfrido fue un héroe de la literatura y mitología germánica, hijo de Sigmund rey de los francos y de Siglinda hija de Eulimi, siendo el protagonista de la Saga Volsunga y del poema el Cantar de los Nibelungos, aunque también aparece en otras obras y sagas nórdicas de manera más breve o confusa, por lo que las historias no siempre coinciden siendo sustancialmente distintas.

Krimilda o Kriemhild es un personaje de la obra épica germánica el Cantar de los Nibelungos, hermana del rey Gunther de Borgoña, y esposa, como veremos, de Sigurd e identificada también con el personaje de Gudrun de la Saga Volsunga y la Edda Poética, siendo personajes quizás inspirados en la última mujer de Atila: Ildico

El Cantar de los nibelungos, en alemán Nibelungenlied, es un poema épico de la Edad Media de origen germano escrito alrededor siglo XIIIy que, hasta la fecha, es anónimo ya que se desconoce su autor o autores. Este cantar de gesta reúne muchas de las leyendas existentes sobre los pueblos germánicos, mezcladas con hechos históricos y creencias mitológicas que, por la profundidad de su contenido, complejidad y variedad de personajes, se convirtió en la epopeya nacional alemana, con la misma jerarquía literaria del Cantar de mío Cid en España y el Cantar de Roldán en Francia.

El compositor alemán Richard Wagner se inspiró en este poema épico y en la tradición mitológica germánica y nórdica para componer la tetralogía operática Der Ring des Nibelungen, en español El anillo del Nibelungo, que también fue llevada al cine por Fritz Lang en 1924 con el título de Los nibelungos.

La Saga Volsunga o Saga de los volsungos es un texto islandés escrito en prosa a finales del siglo XIII que narra las aventuras del héroe germánico Sigurd y corresponde a una versión más arcaica del tema que se trata en el acabado de mencionar Cantar de los Nibelungos. Se basa en poesías tradicionales anteriores, algunas de las cuales están recogidas en la Edda poética y es por esto que los estudiosos agrupan esta saga dentro de las llamadas sagas de los tiempos antiguos o fornaldarsögur, caracterizadas por insertar elementos mitológicos y fantásticos.

Sigurd y Krimilda
Sigurd y Krimilda

La trágica historia de Sigurd y Krimilda.

Sigurd creció en la selva y tuvo como maestro al herrero Mime, quien le aconsejó como debía matar a Fafner, el dragón que custodiaba del tesoro de los nibelungos. Con la espada que había pertenecido a su padre, atravesó el corazón del monstruo, en cuya sangre se bañó para hacerse invulnerable. Sólo un lugar de su espalda, donde fortuitamente se había quedado pegada una hoja de tilo no tuvo contacto con la sangre del gran reptil, por lo que éste se convirtió en su punto débil (nótese el paralelismo con el héroe Aquiles de la mitología griega; Aquiles se hizo invulnerable bañándose en la laguna Estigia, y sólo en el talón – de donde le cogía su madre al bañarlo – era mortal o vulnerable).

Tras algunas hazañas en la corte de los burgundios y el reino de los nibelungos que le llevaron a hacerse con tesoro de éstos conoció a Krimilda, reconocida por su singular belleza, y pronto quedaron enamorados por lo que ambos hijos de poderosos reyes se casaron, poseyendo en común el tesoro. Tras esta ventajosa unión el hermano mayor de Krimilda, Gunther, quiso desposarse con la huraña valquiria Brunilda, reina de Islandia y conocida por su por su belleza, su vigor físico y su bravura; sin embargo, el hombre que quisiera casarse con ella, primero habría de vencerla en combate, cosa que Gunther no podía hacer por sí mismo. Por ello, trocando sus anillos, Sigurd tomó la apariencia de Gunther y superó ciertas pruebas que sólo este héroe podía culminar. Otras versiones hablan de que Sigurd se hizo invisible con su manto mágico y ayudó, sin ser visto, a luchar a Sigurd. Brunilda desde entonces y henchida de orgullo consideró superior a su marido y despreció a Krimilda, sin saber que realmente había sido Sigurd. La enemistad entre las dos no tardó en surgir hasta que, cansada, Krimilda le contó la verdad a Brunilda quien, sintiéndose humillada, preparó venganza. Una venganza que llevaría a cabo Gutorm, el hermano de Gunther que quería poseer el tesoro de los nibelungos, aunque otras fuentes nos hablan de Hagen de Tronje, venganza que consistía en revelarle a éste el lugar exacto en el que Sigurd no había sido tocado por la sangre del dragón, el único sitio en el que podía ser muerto. Conocedor de este dato, el asesino asestó un lanzazo que acabó con la vida de Sigurd, La muerte de su esposo la sumió en la tristeza, y el villano Hagen/Gutorm pudo arrebatarle el mágico tesoro de los nibelungos, del cual se decía que podía extraerse cuantas riquezas se quisieran sin que se agotaran nunca. Pero al caer en manos de alguien como Hagen/Gutorm, el hechizo dejó de funcionar, y éste lo arrojó airado al río Rin. No pudiendo con la culpa, Brunilda se suicidó al día siguiente ya que, en el fondo, amaba a Sigurd.

Krimilda llora el cadáver de Sigfrido. Johann Heinrich Füssli. 1817.
Krimilda llora el cadáver de Sigfrido. Johann Heinrich Füssli. 1817.

Trece años después, según la Saga Volsunga, Etzel (Atila, el rey de los hunos en el Cantar de los Nibelungos) quiso desposarse con la viuda Krimilda para hacerse dueño del tesoro de los nibelungos que Gunther había hecho esconder en el fondo del Rin. Krimilda se casó con el rey y tuvieron un hijo llamado Ortlieb, hasta que un buen día, todavía deseosa de vengarse de los asesinos de su esposo al que aún amaba hizo invitar a la corte de Etzel a Gunther y su séquito. Gunter y Hagen/Gutorm partieron acompañados de mil guerreros y tras un largo viaje llegaron al castillo de Etzel. Poco tiempo después de su llegada empezaron las escaramuzas, al principio con poca intensidad, pero después se generalizaon. Murieron primero los caballeros menos importantes, y después lo hicieron los de más valor. Hagen/Gutorm asesinó al hijo de Krimilda y Etzel. Al final, Gunter y Hagen/Gutorm fueron derrotados y hechos presos. Krimilda exigió a Hagen/Gutorm que les dijese dónde estaba el tesoro de Sigurd, y tras la negativa del prisionero, lo mató. El rey Etzel reconocióel valor de su enemigo Hagen/Gutorm, por lo que reprochó a Krimilda el haberle dado muerte, pesar que fue compartido por el caballero Hildebrando de Brena, quien decidió vengar el honor de Hagen/Gutorm y asesinó a Krimilda partiéndola en dos. Con este sangriento desenlace concluye el Cantar de los nibelungos. Otras versiones dicen que una Krimilda ebria mató al mismo Etzel, arrojándose finalmente a las llamas del palacio, cuyo incendio ella misma provocó.

Gunther manda a Hagen que oculte el tesoro en el Rin. Pintura de Peter von Cornelius. 1859.
Gunther manda a Hagen que oculte el tesoro en el Rin. Pintura de Peter von Cornelius. 1859.

Bibliografía.

  • BORGES, Jorge Luis. Literaturas germánicas medievales. Alianza Editorial, Madrid, 2005.
  • Saga Volsunga
  • Cantar de los Nibelungos
  • Wikipedia.

 

 

 

 

 

Anuncios