NOTA: No es mi intención destriparle la serie a nadie, asumo que si entráis a leer los comentarios sobre la serie es porque la estáis viendo, sin embargo – y aunque no me he leído los guiones de la serie, ¡ojalá! – es probable que al hablaros de los aspectos históricos reales de la misma incurra en algún que otro spoiler involuntario.
  • Si os habéis perdido el comentario del Primer Capítulo – Brother’s War, pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Segundo Capítulo – Invasion, pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Tercer Capítulo – Treachery, pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Cuarto Capítulo – Eye for an Eye, pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Quinto Capítulo – Answers in Blood, pinchad aquí.

Éste es un capítulo cuya trama principal se desencadena en Escandinavia, sin embargo, las dos escenas de Inglaterra están relacionadas y hablan de lo mismo, por lo que de nuevo voy a separarlo en dos bloques.

Vamos a desentrañar los secretos del sexto capítulo.

Escandinavia.

La trama escandinava comienza con la escena de Siggy consultándole al Oráculo si los dioses “volverán a sonreírle de nuevo”, si volverá a recuperar el favor de los dioses, si volverá a poseer la suerte. Para los vikingos, la suerte era algo importantísimo, y eran los dioses quienes otorgaban y quitaban la suerte a las personas.En el comportamiento de los hombres influía la suerte y los vikingos creían en el poder de ésta, llamada gæfa. Nada podía detener la suerte de un hombre y nadie podía ayudar a su mala suerte, por lo que los hombres con suerte eran muy admirados y la gente quería rodearse y participar en lo que hiciesen y podían ser elegidos jefes de las comunidades. Sin embargo, la gente se distanciaba de aquellos hombres que tenían mala suerte. Y traspasaba el umbral de lo humano, ya que los vikingos eliminaban aquellas cosas que se creía que habían traído mala suerte a su anterior propietario porque creían que podían traspasársela al nuevo, por ejemplo, las armas de los hombres caídos en batalladle forma poco valerosa o los muertos en los duelos. Además de por la suerte, la gente se guiaba por augurios, sueños y presentimientos.

Siggy "pagando" al Oráculo. Históricamente hablando no hay ninguna refrencia que sustente este tipo de acto entre los vikingos. Se trata, más bien, de una licencia.
Siggy “pagando” al Oráculo. Históricamente hablando no hay ninguna refrencia que sustente este tipo de acto entre los vikingos. Se trata, más bien, de una licencia.

El Oráculo le dice a Siggy que lo dioses siempre sonríen a las mujeres valientes, como las valquirias, de las que dice “esas furias a quienes los hombres temen y desean”. Las valquirias son personajes dísir, deidades menores femeninas, consideradas hijas o emparentadas por Odín. No conocemos la ascendencia de las valquirias, pero se apunta a que son hijas de Odín, aunque no es algo que sea absolutamente claro. Las fuentes las describen como bellas, fuertes guerreras que podían sanar cualquier tipo de lesión y se las ha asociado con las vírgenes guerreras y escuderas, las skjaldmö. La función de las valquirias, encomendada por el dios padre Odín y dirigidas por Freyja desde su residencia en Vingólf, era la de recoger a la mitad de los hombres caídos en batalla o combate, los más heroicos, para llevarlos hasta el Valhalla, junto a Odín. En el Valhalla, las valquirias recibían a estos guerreros, ahora convertidos en einherjers, con un cuerno de hidromiel y, además, cuidaban de la vajilla y las vasijas para beber. Según la Edda prosaica Odín mandaba a las valquirias a todas las batallas donde decidían qué hombres morían y cuáles no y gobernaban el destino de la batalla, escogiendo así a los guerreros que llegado el momento formarían parte del ejército de Odín en el Ragnarök.

Y entretanto el rey Horik, al que ahora apodaremos Horik El Último Superviviente, llega a Kattegat tras haber sido derrotado en Inglaterra por el rey Egberto de Wessex. El rey vikingo le contará a Ragnar que Egberto les atacó sin tener en cuenta el pacto o acuerdo al que ellos habían llegado (si recordáis la escena de las termas), sin embargo, Horik y su hijo se miran demasiado y de forma un tanto sospechosa y Ragnar parece que tampoco las tiene todas consigo mientras le escucha. Horik también le dice a Ragnar que tiene que ir a pedirle ayuda al jarl Borg para poder volver a ir hacia el Oeste porque él se ha quedado sin barcos y sin hombres (y yo no entiendo tanto trauma y tanto problema y tanta necesidad del jarl Borg y sus barcos, puede aliarse con otros líderes vikingos, que parece en esta serie que en Escandinavia sólo están ellos tres). El rey Horik ya habla de saquear y, literalmente, colonizar. Ya os he contado varias veces que ésta es otra de esas cosas anacrónicas de la serie, los vikingos sí colonizaron una parte de Inglaterra, pero fue más adelante y no fue Ragnar Lodbrok, os remito a los anteriores comentarios de los anteriores capítulos para refrescar la memoria.

Horik "El último superviviente" e hijo llegando a Kattegat.
Horik “El último superviviente” e hijo llegando a Kattegat.

Sin embargo, ni Ragnar y Aslaug parecen estar muy de acuerdo con el rey Horik y su interés en el jarl Borg, que quiere hacer las paces con éste como si nada hubiese pasado, pero ya os expliqué lo que pasa con el honor y la venganza en el ideario de los vikingos, estas cosas no quedan – o no pueden quedar – sin pagarse. Los vikingos tenían el derecho – que no la obligación – de tomar venganza de forma legal si su honor había sido afrentado, al ser un derecho y no una obligación, los vikingos podían optar por no solicitar la reparación del daño o repararlo de una forma menor, como aceptando compensaciones económicas, sin embargo, en algunos casos, no vengarse o aceptar estas compensaciones materiales se consideraba de cobardes y cobarde era uno de los peores insultos que podía recibir un vikingo.

En las sociedades germánicas, Niðingr o nīþ, era un término que implicaba la pérdida del honor y la estigmatización del individuo como villano. Un término relacionado era ergi, que comportaba una connotación de falta de virilidad. Ergi y argr o ragr se podían considerar específicamente como palabras soeces o graves insultos para acusar a un individuo de “cobarde”, y debido a la gravedad y severidad del término, las viejas leyes escandinavas exigían una retribución frente a tal acusación o, en su defecto, el justo castigo para el acusador si no fuera cierto. Argr era el peor, el insulto más derogatorio conocido de las lenguas nórdicas. Según la ley islandesa, se esperaba que el acusado matase a su acusador inmediatamente. Si el acusado no respondía con violencia, tenía el derecho a demandar una compensación con un duelo, el holmgang, exigiendo la retirada del insulto al acusador o en su defecto retarle a muerte, con el fin de probar que el acusado no era un ser débil y cobarde por no responder adecuadamente. Como podéis ver, Ragnar no tiene – aunque quisiese – muchas opciones de perdonar la ofensa del jarl Borg.

Por ello, Ragnar – también a idea de Horik – mandará a Rollo a buscar al jarl Borg, hacer las paces y – aparentemente – pedirle ayuda. O así se lo harán creer. Y mientras Rollo esté en Götaland (actual Suecia) en la granja del jarl Borg, veremos lo enajenado mentalmente que está el jarl, con el cráneo de su anterior mujer, que lleva encima siempre y al que habla como si fuese el Hamlet de Shakespeare. Y hablando de Hamlet os voy a contar que, no sé si estará hecho el guiño a propósito al margen de los problemas mentales de Borg en la serie o les habrá quedado así de “chiripa”, pero la figura de Hamlet está basada en una historia vikinga.

jarl Borg, el nuevo Hamlet.
jarl Borg, el nuevo Hamlet.

Leyendas con temáticas similares a Hamlet abundan en diversas culturas alrededor del mundo (por ejemplo, en Italia, España, Escandinavia, Bizancio y Arabia), quizás por su posible origen indo-europeo. La tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca (título original en inglés: The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark), o simplemente Hamlet, es una pieza teatral, del género de la tragedia, escrita por el dramaturgoinglésWilliam Shakespeare. Su autor probablemente basó su Hamlet en varias fuentes; la más conocida de ellas la Vita Amlethi, la vida de Amleth, que aparece en los libros III y IV de la Gesta Danorum (también llamada Historia Dánica o Danesa) de Saxo Gramatico, el conocido cronista e historiador danés del siglo XII. La obra de Saxo es un texto del siglo XII que se compone de dieciséis libros en prosa con alguna incursión ocasional de poemas. Los libros 1 al 9 están enfocados a la mitología nórdica y el texto finaliza con citas a Gorm el Viejo, primer registro documentado de un rey danés. Los libros 10 al 16 están más enfocados a la historia medieval. Para escribir toda esta obra, especialmente la parte de la Dinamarca pagana, Saxo se basó en las leyendas, las historias, las Sagas y, en general, de toda reminiscencia del pasado pagano que hubiese en aquel momento. Aunque su obra es soberanamente escéptica (es un cristiano, no “cree” en todo lo que escribe) y aunque utiliza el evemerismo (un conjunto de teorías sobre el origen de las religiones, que tiene su raíz en Evemero (Grecia, s. III a C), cuya tesis principal es la de que los dioses no son sino hombres que fueron divinizados en tiempos remotos a causa de su poder y de su sabiduría. Saxo narra las historias mitológicas de los vikingos como si fuesen historias de reyes, cambiando a los dioses por reyes y otros personajes por nobles, humanizándolos) lo cierto es que muchas de las leyendas que aparecen en su obra se han perdido en su formato original y lo que él nos dejó es el único contacto que tenemos a día de hoy con esa parte de la historia vikinga. Como os digo, en el tercer tomo de la Gesta Danorum figura una versión primitiva de la historia de Hamlet, cuyo protagonista es Amlodi o Amleth. Esta historia que aparece en la Gesta Danorum ya estaba escrita en latín y era muy accesible en los tiempos de Shakespeare, además, refleja conceptos romanos clásicos muy de moda en el tardomedievo, tales como el heroísmo y la virtud. Otra obra que podría ser la inspiradora de Hamlet y tal vez en la que se basase Saxo es la anónima saga escandinava Hrolf Kraki.

Y Rollo vuelve a Kattegat con un jarl Borg convencido del restablecimiento de la alianza con Ragnar y el rey Horik, pero es una trampa (y me alegro que así sea, ya os he contado lo que pasaba con los cobardes) y por la noche Rollo y los hombres de Ragnar encuierran a los hombres del jarl Borg en una de las dependencias de la granja y le prenderán fuego con ellos dentro. Este tipo de venganza, nocturna, con alevosía e incendiaria es muy típica en las Sagas como método de saldar agravios al honor y tomar venganza entre familias. Por otra parte, el jarl Borg será capturado y Ragnar le dice que hará con él “un Águila de Sangre”. Os cuento lo que es en el comentario del capítulo en el que lo lleven a cabo.

Siggy y el ménage à trois con el hijo del rey Horik no tiene demasiada chicha en sí para la trama, más que para darnos a entender cada vez de forma más clara que ella hará lo que haga falta por Rollo (¿o por sí misma?) pero me sirve para explicaros que la sociedad vikinga – como muchas de las sociedades paganas – era una sociedad sexualmente abierta y no sólo para los hombres, sino que las mujeres gozaban de una libertad sexual muy amplia, como nos explican las crónicas de árabes que nos describen a los vikingos con los que tuvieron contacto, como Ibn Fadlan. En muchos de los casos, la represión sexual e incluso la propia represión de la figura de la mujer en casi todos sus ámbitos viene de la mano del cristianismo.

Otro dato curioso de esta escena es el vino al que invita Siggy al rey Horik, que no era la bebida habitual de los vikingos – que por lo general bebían cerveza e hidromiel – sino que el vino estaba considerado un bien de lujo y ya sabemos que a los vikingos les gustaban mucho los lujos. El vino lo conseguían, principalmente, del Imperio Franco, aunque aquí en la serie no se ha hecho referencia alguna a de dónde procede. Es un detalle curioso, como el de la temporada primera, en la escena en la que Floki descubre y prueba por primera vez el vino que se estaba utilizando para oficiar una misa en Inglaterra y pone caras raras. Uno de esos muchos buenos detalles que tiene la serie.

Y Lagertha ha vuelto con su marido nuevo, y por fin pasa lo que pasa en las Sagas (ya os lo conté en comentarios anteriores, así que por no extendernos si no lo recordáis, pasaos a refrescar la memoria de la auténtica historia de Lagertha), y que ya era hora que pasase porque la actitud de Sigvard – ahora Sigvard Cuchillo en el Ojo – no tenía ningún sentido. Sabemos lo que sabemos de los vikingos, su sociedad y su forma der ser y sabemos que no tenían por qué soportar a una persona así; si trataba mal a su mujer ésta podría haberse divorciado tranquilamente sin necesidad de quedarse en la calle sin dinero, y si trataba mal a su pueblo, éste podría haberlo depuesto y haber nombrado otro jarl, pues como ya sabéis generalmente éstos eran electos, por periodos concretos y podían deponerse.

Sigvar "cuchillo en el ojo".
Sigvar “cuchillo en el ojo”.

La escena de la muchacha vikinga – a la que Björn persigue y que parece que es una sirvienta o una esclava – es una escena un tanto ambigua. La verdad es que, como en otras cosas como los rituales o el culto, sabemos muy poco sobre la música de los vikingos. Apenas tenemos referencias a ella y no tenemos evidencias arqueológicas que nos hablen de la música que pudieron tener los hombres del norte. De las pocas cosas que sabemos en referencia a este tema es que para el cronista cristiano Adam de Bremen – en sus descripciones del Templo de Uppsala – la música de los vikingos no era de su gusto y que le parecía terrible al oído, por lo que no se debía parecer demasiado a la música cristiana. La otra cosa que conocemos es el Códex Runicus; un códice de 202 páginas escrito en runas medievales alrededor del año 1300, siendo uno de los pocos textos rúnicos encontrados en pergamino. Las iniciales del manuscrito están pintadas en varios colores y las rúbricas son rojas. Cada runa corresponde a una letra del alfabeto latino.

El manuscrito tiene varias partes: La ley Escania, la ley Escania eclesiástica, una crónica de las monarquías danesas tempranas y una descripción de la frontera entre Dinamarca y Suecia. La última hoja del Codex Runicus es un verso con notación musical – la primera notación musical escrita en Escandinavia – tratándose de la evidencia más temprana de la música secular de Dinamarca, una notación no-rítmica en tetragrama.

El verso con las notaciones musicales son las dos primeras líneas de la canción popular Drømte mig en drøm i nat (yo soñé un sueño la noche pasada) que trata sobre una chica que sueña que se convierte en una mujer rica.

Sin embargo y como veis, la única evidencia de música escandinava que tenemos es de una Escandinavia ya cristiana, casi 300 años después del final de la Era Vikinga y casi 500 años después del inicio de la Era Vikinga. Y hemos de suponer que no se debe parecer mucho a la música que tuvieron los vikingos, ya no sólo por la indiscutible influencia cristiana que tiene ya la melodía y porque sabemos que a Adam de Bremen no le gustó, sino porque imaginaos lo que pudo haber cambiado la música entre el año 800 y el 1300; sólo hace falta que pensemos en la Historia de la Música y la diferencia entre los distintos periodos (medieval, renacentista, barroco, clasicismo, romanticismo…). De un periodo a otro hay muchos menos años que del inicio a fin de la Era Vikinga. Sin embargo, personalmente me gusta el aire o estilo que le han dado en la serie, ese aura tribal y salvaje tan en oposición al otro lado de la moneda que vemos en la serie, los cristianos.

Muy interesante es también la escena en la que Aslaug le cuenta a los pequeños Ubbe y Hvitserk la leyenda vikinga de Thor y Loki en el castillo del Rey Gigante:

“Esta historia habla del encuentro entre Thor, Loki y el sirviente que les acompañaba, de nombre Pjalfi, con el gigante Utgarda-Loki (no confundir con Loki) y los desafíos que les propone. Pjalfi se unió a Thor y a Loki como pago al daño causado a una de las bestias que tiraba del carro de Thor. El Dios del Trueno tenía la habilidad de devolverle la vida a los animales, y a menudo se comía a sus propias bestias de tiro, recogía sus huesos y los devolvía a la vida al día siguiente. Pero quiso el destino que aquella vez  Pjalfi rompiera uno de los huesos del animal recién cocinado, y cuando Thor lo devolvió a la vida el animal estaba herido y el pago de Pjalfi fue el de convertirse en el sirviente del dios. Los tres, Thor, Loki y Pjalfi llegaron al castillo del gigante Utgarda-Loki, quien los recibió y los condujo a un salón, donde tuvieron comienzo los desafíos, un tanto peculiares, pues eran los invitados quienes proponían las pruebas. El primero en aceptar dicho desafío fie Loki, quien dijo ser capaz de comer más rápido que nadie. El gigante pasó el desafió de Loki a Logi, quien devoró la comida, los huesos e incluso la bandeja donde sirvieron los alimentos a una velocidad impresionante, derrotando a Loki. El segundo en participar fue Pjalfi, quien aseguró ser muy veloz. El rey invitó a aceptar el desafío a Hugi, quien dobló en velocidad al joven. Por último se presentí Thor. Sediento como estaba, dijo ser capaz de beber más que nadie. El rey le ofreció un cuerno, y le dijo al dios hijo de Odín que había habido quienes se bebían todo el contenido del cuerno de un solo trago. Thor bebió  y bebió y, sin embargo y a pesar de sus esfuerzos, apenas consiguió que el  nivel del líquido bajase un poco. El rey gigante confesó su descontento, pues le habían asegurado que Thor no tenía rival en ninguna gesta, y le propuso algo diferente: le pidió que levantase a su gato del suelo. Thor lo intentó haciendo uso de toda su fuerza, mas apenas consiguió mover al animal. A continuación el gigante le dijo que tratase de vencer en combate a una anciana que había derrotado ya a muchos guerreros, y Thor, tras presentarse al combate, perdió. Después de pasar la noche los viajeros estaban dispuestos a marcharse. El gigante les acompañó a la salida. Entonces le confesó a Thor que sintió miedo ante su poderío y que se había valido de trucos de magia para derrotarles; el cuerno del que Thor bebió estaba conectado a los océanos, y cuando bebió de él bajó el nivel de los océanos y comenzaron las mareas. El gato era la serpiente que rodeaba al mundo, y el poderoso dios consiguió alzarla por los aires. Y la anciana era en realidad la Muerte, quien había vencido a incontables guerreros. También los desafíos de Loki y de Pjalfi eran ilusiones, ya que Logi era una representación del fuego que todo lo devora, y Hugi el veloz, era en realidad el pensamiento. Thor se sintió ofendido por este engaño y decidió golpear al gigante con su magnífico martillo Mjölnir, pero tanto el gigante como el castillo se desvanecieron, dejando a los tres viajeros en la desértica planicie.”

Inglaterra.

Y en Inglaterra lo que encontramos en este capítulo es una escena interesantísima entre el nuevo y reconvertido a la vida del Señor Athelstan y el ambiguo Rey Egberto de Wessex, y digo ambiguo por ese extraño amor que les tiene a los paganos pese a ser cristiano, algo muy raro y excepcional para un cristiano de su época – sobre todo si lo comparamos con el obispo empeñado en crucificar a Athelstan –. La escena comienza con un Athelstan en el scriptorium (recordad que si lo que está pintando es papel, en el siglo IX no es que sea demasiado histórico, el papel es bastante posterior, sería más apropiado el pergamino o la vitela) decorando un folio con unas filigranas preciosas y entonces Egberto le pregunta si los paganos tenían algo así, a lo que Athelstan contesta “los paganos no tiene arte”. Se pueden decir muchas cosas de los vikingos, muchísimas, todos sabemos que – por ejemplo – no se molestaron en escribir nada más allá de sus inscripciones rúnicas que eran eminentemente de carácter conmemorativo o funerario y que hoy conocemos y sabemos interpretar gracias a la epigrafía, pero decir que no tenían arte… ¡¡Qué sacrilegio!! Decir qué es arte y qué no lo es, es una cuestión complicada que pasaría por definiciones técnicas y lo digo en plural ya que es una cuestión en la que no hay unanimidad.

“El arte (del lat. ars, artis, y este calco del gr. τέχνη) es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos”

Que lo hiciesen de forma consciente o inconsciente es algo que se nos escapa ya que mucho de lo que hoy consideramos arte en su día no se ideó como tal o no se percibió como tal. Los vikingos tuvieron arte, y realmente exquisito, pero – para entendernos – éste era un arte más bien funcional; los vikingos no decoraban porque sí o por el mero placer de decorar, que sepamos, no pintaron murales, ni frescos, ni tuvieron los suelos decorados con mosaicos como pudieron hacer los romanos o los cristianos, los vikingos decoraban aquellas cosas que utilizaban a diario y lo que mostraba, además de belleza, era estatus. El que poseía un vestido decorado estaba mostrando que era más rico que el que no lo poseía, el que tenía la empuñadura de la espada trabajada era más rico que el que no la tenía. Los vikingos decoraron artísticamente sus vestuarios, sus casas, sus utensilios cotidianos (peines, cofres, tronos), sus barcos (esos mascarones de proa tan increíbles), sus joyas, y, por supuesto, sus armas. Y, creo, coincidiréis conmigo, en que era realmente bonito y hecho con gusto. El arte vikingo es un arte muy poco estudiado de forma histórica a día de hoy todavía, pero se han dado algunos pasos a la hora de definirlo y clasificarlo.

“Se denomina arte vikingo al desarrollado en los países nórdicos y sus áreas de influencia durante la época vikinga (siglos VIII-XII). Forma parte del estilo zoomórfico germánico, desarrollado a partir de influencias del arte romano tardío, el arte celta y motivos de los pueblos de las estepas de Asia. Se trató principalmente de un arte aplicado, presente en objetos de la vida cotidiana, tales como herramientas, utensilios y joyas, aunque también se utilizó en piedras rúnicas y de manera tardía en iglesias. Se conservan principalmente ejemplares de este arte en metales y piedra, pero también estuvo presente en madera y tela. De acuerdo a su desarrollo suele dividirse en seis estilos: Broa-Oseberg, Borre, Jelling, Mammen, Ringerike y Urnes. Si queréis saber un poquito más, aquí. .”

Aquí tenéis una breve selección de arte vikingo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entonces Egberto lleva a Athlestan a una sala con “pinturas paganas”, esto es, pinturas romanas y le pregunta al monje si sabe quiénes las pintaron. Éste le explica que antes de ellos, Inglaterra estuvo dominada por los romanos. Históricamente hablando Britania (Britannia en latín) es el nombre que daban los romanos a la provincia que ocupaba el centro y sur de la actual isla de Gran Bretaña. Existió entre los siglos I y V, y abarcaba dos tercios de la isla de Gran Bretaña. Procopio de Cesárea la menciona también como Brita o Bretón. Los nombres serían derivados del pueblo de los Britanos. Ya antes las islas se mencionaban como islas Brites formadas por las principales Albión e Ierne (Irlanda). Las primeras noticias históricas de Britania dicen que el rey Divitiaco de los suesiones (una tribu belga) ejercía la soberanía sobre parte de la isla de Gran Bretaña. Más tarde fueron los Vénetos (de la región de Vannes) los que pidieron ayuda a Julio César contra los britanos. Tras la conquista de la Galia, el general romanoJulio César decidió hacer en el 55 a. C. una expedición de reconocimiento a la isla, que llamó Britannia. Al año siguiente volvió a Inglaterra con un ejército más importante y, tras derrotar a una confederación de tribus del sureste del país, sometió a parte de Inglaterra a reconocer la supremacía de Roma, pagando algunos tributos y acercándola a la órbita de influencia romana. Sin embargo, no fue hasta el año 43, bajo el reino del emperador Claudio, que los romanos hicieron el movimiento decisivo de reducir Britannia a una provincia romana. la Britania romana consistía grosso modo en las actuales Inglaterra y Gales. Los habitantes de Britania apenas tuvieron participación en la vida política de Roma. Por otro lado ni el trigo que producían ni los minerales que ofrecían sus minas cubrían los enormes costos debidos a la ocupación. Hubo en Britania una notable romanización a tener en cuenta, especialmente en las ciudades, pero no llegó a ser nunca como la de Hispania o la Galia. Tras la caída del Imperio Romano hacia el año 400 los romanos se retiraron de Inglaterra y se produjeron las invasiones de los germanos; los anglos, los jutos y los sajones principalmente que, si bien llegaron como paganos, se convirtieron al cristianismo hacia el año 600.

005
Athelstan y el rey Egberto admirando los frescos romanos.
Athelstan en la sala de los "tesoros romanos" del rey Egberto.
Athelstan en la sala de los “tesoros romanos” del rey Egberto.

Athelstan le habla a Egberto de los dioses de los vikingos, de los que dicen que son dioses muy antiguos y que, en el fondo, encuentra ciertas similitudes con su dios cristiano. Es realmente interesante la fascinación del rey Egberto por los paganos romanos y son realmente interesante sus reflexiones; dice que como cristianos “hemos perdido más conocimiento del que han tenido”, dice que “estos romanos sabían cosas que nosotros nunca sabremos” y que “sus dioses paganos les dejaron gobernar el mundo”. ¿Cuál es la lección que debemos sacar de esta escena? No la tengo muy clara, pero no puedo esperar a descubrirlo. Lo curioso es que la mitología romana tiene la misma raíz que la mitología escandinava aunque puedan parecernos dos pueblos absolutamente distintos; ambos son pueblos indoeuropeos.

Bibliografía:

La bibliografía que he utilizado para este apartado es enormemente extensa, ya que he ido utilizando todo aquello que llevo investigado hasta la fecha. Por ende, mencionarla entera sería demasiado largo por lo que, si estáis interesados en algún punto en concreto de todo lo que he dicho, decídmelo y os daré las referencias bibliográficas exactas.

Anuncios