NOTA: No es mi intención destriparle la serie a nadie, asumo que si entráis a leer los comentarios sobre la serie es porque la estáis viendo, sin embargo – y aunque no me he leído los guiones de la serie, ¡ojalá! – es probable que al hablaros de los aspectos históricos reales de la misma incurra en algún que otro spoiler involuntario.
  • Si os habéis perdido el comentario del Primer Capítulo– Brother’s War, pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Segundo  Capítulo – Invasion,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Tercer  Capítulo – Treachery,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Cuarto  Capítulo – Eye for an Eye,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Quinto  Capítulo – Answers in Blood,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Sexto  Capítulo – Unforgiven,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Séptimo Capítulo – Blood Eagle,  pinchad aquí.
  • Si os habéis perdido el comentario del Octavo Capítulo – Boneless,  pinchad aquí.

El penúltimo capítulo de la temporada se desarrolla casi íntegramente en territorios Ingleses, así, pues, vamos a comentar los aspectos más relevantes de éste.

Inglaterra.

Athelstan transcribiendo documentos romanos.
Athelstan transcribiendo documentos romanos.

La primera escena de la trama inglesa comienza con Athelstan y el Rey Egberto discutiendo sobre técnicas militares que el monje le está leyendo de un manuscrito romano que está copiando y que habla de Julio César y de cómo derrotó el enemigo en batalla usando unas técnicas bélicas y unas tácticas militares que al rey Egberto y, por extensión, a los anglosajones les son desconocidas. Y decidirá ponerlas en práctica contra los hombres del norte ya que, después de la embocada a traición tendida por Horik y su hijo, Erlendur, no habrá otra opción y las aspiraciones de paz y negociaciones de Ragnar Lodbrok tendrán que esperar.

¿Por qué se maravilla y se fascina tanto el rey Egberto con las cosas que lee de los romanos respecto a las técnicas militares? ¿Los anglosajones no luchaban igual? La respuesta es no, y los vikingos tampoco. Lo que nos cuenta Athelstan son unas batallas muy elaboradas y cargadas de estrategia que en el siglo IX ni anglosajones ni vikingos llevaban a cabo. Y, eminentemente, batallas de caballería, algo que no poseían ni vikingos ni anglosajones en el momento histórico en el que transcurre la serie. Tanto vikingos como anglosajones eran, principalmente, guerreros de infantería. Al abordar el tema sobre cómo lucharon los vikingos vamos a tener que despojarnos de nuevo de prejuicios, imágenes hollywoodienses y estereotipos que poco se corresponden con la realidad. Hemos dicho muchas veces que lo que caracterizaba a un vikingo era, principalmente y entre otras muchas cosas, su actividad como saqueador e incursor y, precisamente derivada de esta actividad, encontramos su forma particular de luchar. Si bien es cierto que llegó a haber ejércitos vikingos profesionales de tamaño descomunal, como el conocido Gran Ejército Danés del siglo IX o el ejército de Harald Hardraada en Stamford Bridge en 1066, ésta no fue la tónica general ni mucho menos. Los vikingos fueron, esencialmente, soldados de infantería que luchaban en grupos más o menos reducidos; los ejércitos más profesionales y más organizados aparecieron a medida que la Era Vikinga avanzaba y la sociedad se complejizaba y centralizaba, momento en el que de saqueos puntuales se fue a pasando a la conquista y la colonización de territorios. Aún con todo, los vikingos predominantemente siguieron siendo tropas de infantería de tamaño mediano o pequeño, como la mayoría de las tropas de toda Europa en aquella época.

El rey Egberto discutiendo con Athelstan técnicas militares.
El rey Egberto discutiendo con Athelstan técnicas militares.

¿Qué es la infantería, preguntaréis algunos? La infantería es la fuerza de combate a pie de los ejércitos, característica por utilizar armas portátiles y semiportátiles como por ejemplo y en época medieval, espadas, arcos, hachas, lanzas, cuchillos, alabardas, mandobles, etcétera. Dentro de la infantería existe un grupo llamado infantería ligera, que es donde podríamos introducir a los vikingos; ésta estaba especializada en la incursión en profundidad dentro del territorio enemigo, caracterizada por llevar equipos y armas ligeras que les aportaban gran movilidad a la hora del transporte y de la exploración. Se trata de un concepto eminentemente contemporáneo, como los rangers americanos, pero que casa perfectamente con el modelo vikingo de las incursiones relámpago. Si quieres saber más sobre cómo luchaban los vikingos extensamente, puedes hacerlo en estos dos artículos del blog; Vikingos guerreros de Infantería y Nociones generales sobre armamento vikingo.

Soldados de caballería anglosajones.
Soldados de caballería anglosajones.

En la serie lo que sí hemos visto es que los vikingos eran, ciertamente, soldados de infantería – si podemos llamarlos soldados ya que, como sabéis, no eran un cuerpo militar reglado ni muchísimo menos – sin embargo, los anglosajones han aparecido como soldados de caballería algo que, históricamente hablando, tampoco es del todo cierto. Si bien poseían caballos, no eran una unidad regular. Vamos a hablar un poco de ello, ¿qué es la caballería y cómo apareció? La caballería medieval fue una institución militar, política, económica y social de gran importancia. El arma de caballería se dio en todas las civilizaciones desde la Edad Antigua; en la Antigua Roma existía la clase social de los equites (“caballeros”), y entre los pueblos germánicos se daban denominaciones genéricas equivalentes a las de armar caballero y velar armas para referirse a la ceremonia de investir de armas a los jóvenes guerreros. Pero, al contrario que esos precedentes, el concepto medieval de caballero es de creación eclesiástica, tiene como función ideológica elevar a la nobleza a la altura del ideal cristiano (miles Christi o “caballero cristiano”), y no aparece hasta el siglo XI. El caballero (designado en la época con la palabra francesa chevalier o la latina milites) era un guerrero a caballo de la cristiandad latina (la Europa occidental medieval, que se había definido en torno al Imperio carolingio) que servía al rey o a otro señor feudal como contrapartida por la tenencia de un dominio territorial o por dinero (como tropa mercenaria, lo que en las ciudades italianas denominaban condottiero). La participación de los caballeros en las Cruzadas originó la creación, en Tierra Santa, de las denominadas órdenes militares; y posteriormente, en Europa, de las denominadas órdenes de caballería. La institución de la caballería medieval está ligada a la historia de los guerreros a caballo en el reino de Francia que surge de la descomposición del Imperio carolingio (Francia occidentalis). A finales del siglo X los caballeros se habían convertido en el cuerpo militar más importante, frente a la infantería común, acumulando un creciente poder político. El ejercicio del poder por los caballeros fue posible porque solamente ellos poseían el necesario entrenamiento militar y la suficiente riqueza para mantener las armas y los caballos necesarios para poder desarrollar su forma típica de combate. La diferenciación social basada inicialmente en la habilidad y destreza de los propios caballeros desembocó en un sentido de clase caballeresca, orgullosa de su conducta y valores marciales y desdeñosa hacia otros segmentos no armados de la sociedad: los clérigos y los campesinos.

Infantería vikinga.
Infantería vikinga.
Infantería anglosajona.
Infantería anglosajona.

¿Cuándo podríamos hablar de unidades regulares de caballería en Inglaterra? Esto sucedería a partir de la conquista normanda del territorio a partir de la Batalla de Hastings en 1066 cuando Guillerno el Conquistador se hizo con el trono inglés. La conquista normanda de Inglaterra significó también una revolución en los métodos y estilos militares. La vieja élite militar anglosajona comenzó a emigrar; sobre todo la generación siguiente a los derrotados en Hastings, quienes veían un futuro nada prometedor en un país controlado por sus conquistadores. Guillermo (y su hijo, Guillermo Rufus) les animaron a marcharse como medida de seguridad. Los primeros en abandonar Inglaterra se dirigieron principalmente a Dinamarca, y muchos de estos fueron a unirse a la Guardia varega de Constantinopla. A pesar de ello, el grueso de los anglosajones no llegó a ser desmilitarizado, lo cual pudo haber sido poco práctico. En lugar de esto, Guillermo entrenó a la infantería anglosajona junto a la caballería normanda en tácticas contra la caballería enemiga, lo que condujo rápidamente al establecimiento de un ejército anglonormando compuesto de caballeros normandos de sangre noble, infantería sajona, frecuentemente también de sangre noble, ingleses libres asimilados de tropa, así como de mercenarios y aventureros extranjeros de otras partes del continente.

Yelmos anglosajones absolutamente anacrónicos al periodo histórico.
Yelmos anglosajones absolutamente anacrónicos al periodo histórico.

Como nota curiosa, si os fijáis en los yelmos que llevan los anglosajones en la batalla, la mayoría de ellos son de estilo moderno, siglo XV en adelante, no altomedievales del siglo VIII y IX.

Sin embargo, si los vikingos como estamos diciendo no eran los mejores guerreros de su tiempo, ¿cómo nos ha llegado esa imagen? Principalmente a través de dos fuentes; las Sagas escandinavas y las crónicas cristianas. Las Sagas escandinavas que se escribieron a partir del siglo XIII principalmente en Islandia lo que buscaron era recopilar un pasado histórico hasta el momento oral a la vez que buscaban exaltar aquel periodo, derivado de ello se exageraron ciertas – o muchas – cosas que aparecen narradas en ellas, como por ejemplo, los ejércitos y su número. Ejércitos der 10.000 hombres o ejércitos de 700 naves serían, cuando menos, poco probables aunque aparezcan en las Sagas. Las crónicas – como la Crónica Anglosajona – fueron escritas principalmente por aquellos que tuvieron que sufrir los ataques de los vikingos – como los monjes del monasterio de Lindisfarne – y todos sabemos que siempre queda mejor si tu enemigo es fiero y enorme. Y no es que lo diga yo, es que la historia está llena de enemigos sobrevalorados para hacer la derrota menos dolorosa o la victoria más épica.

Ragnar y Björn hablando la noche antes de la batalla.
Ragnar y Björn hablando la noche antes de la batalla.

La conversación antes de la batalla entre Björn y Ragnar es sumamente interesante. Es la primera batalla grande de Björn y éste está muy preocupado con la muerte y la idea de morir en ella, casi parece estar convencido de que las nornas así lo han decidido y morirá. Pero su padre le cuenta que él sabe que no será así, que las nornas, esos seres femeninos de la mitología nórdica que se encuentran en una de las raíces del Yggdrail – el árbol de la vida – y que tejen tanto el destino de los hombres como el de los dioses, no le tienen preparado ese final mañana. Y le cuenta que lo sabe porque el Oráculo se lo ha dicho, como también le ha dicho que se casará con una princesa y que navegará por un mar sin mareas. Veamos, ¿quién fue históricamente hablando Björn? Björn Ragnarsson, Björn Järnsida o Björn Brazo de Hierro (aparentemente nacido hacia el 777) y conocido en nórdico antiguo e islandés como Björn Járnsíða, fue un semi-legendario rey vikingo de Suecia que gobernó en algún momento del siglo VIII y que se ha considerado el primer gobernante de la dinastía sueca conocida como Casa de Munsö. Alrededor de 1070, Guillermo de Jumièges se refirió a él como Bier Costae ferreae (Brazo de Hierro, aunque sería más correcto traducido por Costado de Hierro) hijo de Lotbroci regis filio (hijo del rey Lodbrok).

Björn y su hermano Hastein, un posible hijo adoptivo de Ragnar Lodbrok, organizaron y llevaron muchas incursiones en Francia y en el año 860, Björn lideró una gran expedición vikinga en el Mediterráneo con 62 naves. Eentre el 859 y 862 fue derrotado por los astures y más tarde por los musulmanes del Califato de Córdoba en Niebla. Siguió el saqueo de Algeciras con mejor éxito, donde quemaron la mezquita y devastaron Mazimma en el Califato de la Dinastía Idrísida en la costa norte africana, seguido de otras incursiones contra los Omeyas en Orihuela, Islas Baleares y el Rosellón. Atravesando el estrecho de Gibraltar, Björn y Hastein iniciaron un proceso de pillaje desde el sur de Francia donde su flota pasaba el invierno, antes de entrar en Italia capturando la ciudad costera de Pisa. A partir de ahí comenzaron las incursiones hacia el interior, llegando a la ciudad de Luni (que creían era Roma en aquel tiempo), pero Björn fue incapaz de traspasar sus murallas. Para garantizar la entrada envió emisarios al obispo con la falsa información que había muerto, habiendo hecho conversión de fe en su lecho de muerte, y siendo su último deseo ser enterrado en tierra consagrada junto a la iglesia. Consiguió de esa forma entrar en la capilla en su propio ataúd con una pequeña guardia de honor, sorprendiendo a los clérigos italianos consternados al ver saltando de su ataúd al caudillo vikingo y facilitando su camino hacia las puertas de ciudad, que él abrió, dejando entrar a su ejército mercenario. Alentado por tal victoria y otras a lo largo del Mediterráneo (incluida Sicilia y el norte de África) regresó al estrecho de Gibraltar sólo para encontrar a la armada de Bizancio lo que provocó un choque armado donde perdió cuarenta naves, la mayoría a causa del fuego griego que arrojaban las catapultas bizantinas. Los restos de su flota regresaron a Escandinavia donde el caudillo, no obstante, vivió el resto de su vida como un hombre rico.

Y llegará la batalla y, pese a que parte de los hombres de Ragnar serán masacrados por los anglosajones – a caballo y utilizando tácticas romanas –, Björn no morirá. De hecho, apenas recibirá un rasguño, por lo que su padre, Ragnar, lo apodará “Brazo de Hierro”. No sabemos si el mote le vino así históricamente hablando, pero en la serie les ha quedado muy aparente. Eso sí, si de verdad se hubiesen enfrentado así vikingos y anglosajones, no habrían muerto sólo unos cuantos vikingos, deberían haber muerto todos ya que la diferencia de contingente bélico era abismal.

Funeral vikingo, los  fallecidos son incinerados en una pira.
Funeral vikingo, los fallecidos son incinerados en una pira.

Una cosa que me ha parecido muy acertada es la escena en la que se muestra como los vikingos llevan a cabo el funeral de los que han caído en batalla; igual que cuando se llevó a cabo el funeral del Conde Haraldsson éste fue incinerado en su barco, con ajuar e, incluso sacrificios humanos, esta escena es muy distinta. Erróneamente se ha creído, porque es lo que nos ha llegado a través de las Sagas y las crónicas, como la del árabe Ibn Fadlan y su magistral relato de un funeral vikingo, que todos los vikingos eran o bien enterrados o bien incinerados en sus barcos, cosa que es un enorme disparate. Sólo debemos tener en cuenta lo que costaba construir un barco – de lo que hablamos en comentarios anteriores – en términos de personal, de tiempo y de recursos, como para ir despilfarrándolos cada vez que había un entierro. A los más pudientes, a aquellos más ricos e importantes sí se le sabría enterrado así pero al grueso de la población no, éstos habrían sido enterrados en montículos con sus ajuares o incinerados en piras funerarias como vimos en la temporada primera cuando la plaga asola Kattegat.

Horik y Floki tramando contra Ragnar.
Horik y Floki tramando contra Ragnar.

Al margen de si Floki traicionará a Ragnar con todos esos tejemanejes que se trae entre manos con el abiertamente hostil a Ragnar Rey Horik, lo que es muy interesante – a mi parecer – es esta similitud que parece que están intentando hacer entre Floki y el dios Loki. No sólo porque Floki parezca tener ese semblante cambiante y un tanto timador tan parecido al dios nórdico sino porque Horik comparará directamente a Björn con Baldr y le estará pidiendo que lo mate.

Vayamos por partes.

Floki... ¿o Loki?
Floki… ¿o Loki?

Loki era un dios timador de la mitología nórdica, hijo de los gigantes Farbauti y Laufey y tenía dos hermanos, Helblindi y Býleistr de los que poco se sabe. En las eddas es descrito como el “origen de todo fraude” y se mezcló con los dioses libremente llegando a ser considerado por Odín como su hermano hasta el asesinato de Baldr. Tras este acontecimiento, los dioses Æsir lo capturaron y le ataron a tres rocas, pero se liberará de sus ataduras para luchar contra los dioses cuando llegue el Ragnarök. A pesar de muchas investigaciones, la figura de Loki permanece oscura; no existen trazas de un culto y su nombre no aparece en ninguna toponimia. En términos religiosos, Loki no es una deidad: al no tener culto ni seguidores (no se ha encontrado ninguna evidencia o referencia a ello), es más bien un ser mitológico. Algunas fuentes a veces lo relacionan con los Æsir; pero esto probablemente se deba a su estrecha relación con Odín y la cantidad de tiempo que pasó junto a los dioses en comparación con los suyos (motivo por el cual se asocia a Lugh su paralelo en el panteón celta).

¿Qué pasó entre Loki y Baldr? Baldr era el dios más querido de todos los dioses. Era hijo de Odín y era un dios bello y alegre, el mejor de todos los dioses. Sin embargo, un buen día Baldr comenzó a soñar cosas oscuras, de modo que su madre Frigg —que sabía leer los sueños— vio que su amado hijo iba a morir. Para descifrar los sueños de Baldr, Odín, montado en su caballo Sleipnir, descendió cabalgando a Hel, donde le salió al encuentro el perro ensangrentado Garm, al que Odín logró evitar y llegando a una puerta que se hallaba a poniente. Dijo entonces unas palabras mágicas que provocaron que, en el fondo de un tumulto, despertara Hela; ella se quejó, pero Odín la obligó a descifrar el sueño de su hijo. No obstante, Hela lo hizo con palabras oscuras, pues estaba cansada y quería regresar a la muerte, y la advertencia de los sueños resultó de este modo vana porque Odín no la entendió.

El sueño de Baldr se veía más y más turbado con los días. Noche tras noche, se echaba en su cama moviéndose inquieto, dominado por unas espantosas visiones de oscuridad. Las pesadillas duraban tanto tiempo y se alargaron durante tantas noches que empezaron a hacerle mella. Este dios que solía ser el más alegre de todos ellos acabó por convertirse en un ser obstinado y deprimido que se paseaba por Asgard sin hablar con nadie y los dioses empezaron a preocuparse seriamente, por lo que se reunieron para discutir el problema. La solución fue hacer una lista nombrando todos los medios posibles que podrían matar a Baldr. Cuando estuvo terminada la lista, Frigg la cogió y la llevó a cada uno de los rincones de los nueve mundos, haciendo prometer a cada uno de los que estaban en la lista que no le harían daño a su hijo. Todos juraron excepto el muérdago, pero Frigg pensó que no era algo importante y amenazante para que jurase (según otras historias, el muérdago parecía demasiado joven para jurar).

El dios Loki estaba resentido porque sus hijos Fenrir, Jörmundgander y Hela habían sido raptados por los dioses para que no pudiesen hacerles daño, ni tampoco a los humanos, y decidió matar a Baldr. Durante mucho tiempo vagó por todo el mundo en busca de algo que no hubiese prometido no lastimar a Baldr o que rompiese su promesa, y cuando por fin perdió su esperanza, pues no encontraba nada, decidió acudir a la propia Frigg en busca de respuestas. Loki se disfrazó de anciana y se dirigió ante la diosa Frigg, y no cesó de molestarla hasta que le reveló que la única cosa que no le prometió no lastimar a su hijo fue el muérdago. Loki salió y se dirigió al bosque, cogió una gran rama de muérdago e hizo una flecha de ella (en otras versiones, una lanza, un puñal o un dardo).

Como su madre había hecho prometer a toda criatura o arma que no dañaría a Baldr, éste, creyéndose invulnerable a todo, ideó un juego: pidió a los dioses que le arrojaran cuantos objetos dañinos quisieran, y nada lograba herirlo. Durante el juego, Loki le dio la flecha hecha de muérdago a Höðr, el hermano ciego de Baldr, y le ayudo a disparar el arco. La flecha de muérdago le atravesó el pecho y Baldr murió en el acto. La muerte de Baldr es una de las premisas de la mitología nórdica para que suceda el Ragnarök.

Reunión entre Egberto de Wessex y los vikingos.
Reunión entre Egberto de Wessex y los vikingos.

Tras ganar la batalla contra los vikingos, el Rey Aelle de Northumbria quiere volver a atacarlos pero, muy sabiamente, el rey Egberto le advierte que eso sólo haría que los vikingos comenzasen a llegar en masa a Inglaterra y que, lo mejor, sería negociar con ellos un acuerdo. Y para comenzar los parlamentos, se producirá de nuevo un intercambio de rehenes; los anglosajones ya tienen a Rollo, que resultó herido en la batalla y está con Egberto, sin embargo, el rey de Wessex hace algo muy raro – y poco probable históricamente hablando – que es entregar como rehén nada más y nada menos que a Aelle, un rey. Y una vez producido el intercambio de rehenes, Ragnar, Lagertha y Horik irán a los aposentos de Egberto para negociar un acuerdo. El acuerdo que les ofrece el rey de Wessex es muy, pero que muy, generoso; 2.500 hectáreas de tierra de cultivo, el pago en monedas o tesoros para evitar ataques y mercenarios para luchar con Kwenthrithde Mercia y ayudarla conquistar el trono mercio. Si lo aceptan, les devolverá también a Rollo.

Intercambio de rehenes; Egberto paga a los vikingos un tributo y, además, devuelve a Rollo.
Intercambio de rehenes; Egberto paga a los vikingos un tributo y, además, devuelve a Rollo.
Los vikingos, tras llegar al acuerdo devuelven al rey Aelle.
Los vikingos, tras llegar al acuerdo devuelven al rey Aelle.

El pago de tributos a los vikingos para evitar sus ataques fue algo muy común durante la Era Vikinga y era conocido como danegeld, literalmente “Impuesto danés” u Oro Danés. Se trataba de un impuesto aplicado para el pago de tributo a los expedicionarios vikingos para evitar el saqueo y piratería en tierras de influencia aunque el término Danegeld no apareció hasta principios del siglo XII. Fue un impuesto característico en Inglaterra y la Francia merovingia durante los siglos IX y XI, siendo ambos tributarios para evitar a los atacantes y como pago para cubrir gastos de fuerzas defensivas. Un pago inglés de 10.000 libras romanas de plata, fue el primer pago documentado en Inglaterra en el año 991 tras el triunfo vikingo en la batalla de Maldon en Essex, cuando el rey, Etelredo II el Indeciso fue instado por el arzobispo Sigerico el Serio y los concejales de las provincias del suroeste a pagar a los vikingos y frenar las continuas trifulcas armadas.

Athelstan, de nuevo vikingo.
Athelstan, de nuevo vikingo.

Los vikingos aceptarán, y Rollo volverá con los vikingos… Lo mismo que Athelstan. Y que éste vuelva con los vikingos casi hace que me levante de la silla y le aplauda a la pantalla.

Escandinavia.

Thorun entrenándose para ser skjalmö o escudera.
Thorun entrenándose para ser skjalmö o escudera.

La escena de Þórunn entrenándose como escudera tiene de realidad lo que los cascos vikingos con cuernos. Las mujeres vikingas no luchaban, por mucho que se hayan empeñado en la serie, en la que se han tomado las Sagas a pies juntillas. Pero las escuderas, las skjaldmö, eran personas fantásticos, leyendas de las Sagas en la mayoría de casos. Pero bueno, los guionistas a lo suyo. El problema de ello es que ahora la mayoría de la gente que ve la serie cree firmemente en que las mujeres vikingas iban a luchar como el que baja a comprar el pan y, creo, es un error demasiado grande.

Aslaug liberando a Thorrun de ser una esclava.
Aslaug liberando a Thorrun de ser una esclava.

Lo que tiene de bueno esta escena, un detalle magnífico que han tenido los guionistas –a los que les reconocemos lo malo, pero también lo bueno – es el gesto de Aslaug para conÞórunn, al liberarla, al convertirla en una mujer libre y es que, los vikingos, liberaban esclavos y en la sociedad vikinga no era para nada algo complicado o que pasase muy rara vez. La libertad de un esclavo podía comprarse, podía darse pagando una cantidad acordada (leysingi) o podía conseguirse por los servicios prestados (frjálsgjafi), dándose el caso de que el amo en un determinado momento decidiese liberarlo al haber cumplido cierta tarea. Este caso es el que se da en aquellos esclavos que se han convertido a este estatus por alguna deuda a saldar, una vez saldada ésta, volvían a adquirir su estatus de libertos, aunque – como se diría actualmente – con una mancha en su expediente. Cuando un esclavo se liberaba se celebraba una fiesta, el frelsisol, una fiesta simbólica que consistía en que el nuevo hombre libre sirviese cerveza a su antiguo amo por última vez para convertirse así en un nuevo hombre libre, un leysigni. Los nuevos hombres libres tenían varias opciones a partir de entonces, podían adquirir – si habían ahorrado lo suficiente – una propiedad dentro del clan y trabajarla, podían trabajar en la granja de un hombre libre, ésta vez con un jornal como un hombre libre, o podían permanecer en la granja de su antiguo amo y trabajar como uno más.

Thorunn como una mujer libre.
Thorunn como una mujer libre.

Por lo que ahora es algo menos terrible su relación con Björn en términos de status social aunque seguirá siendo una mujer pobre que quiere casar con el hijo del líder de la comunidad, algo – en la realidad – poco probable de suceder.

Bibliografía:

La bibliografía que he utilizado para este apartado es enormemente extensa, ya que he ido utilizando todo aquello que llevo investigado hasta la fecha. Por ende, mencionarla entera sería demasiado largo por lo que, si estáis interesados en algún punto en concreto de todo lo que he dicho, decídmelo y os daré las referencias bibliográficas exactas.

 

Anuncios