Papa Gregorio XIII.
Papa Gregorio XIII.

La mayoría de los países a día de hoy nos regimos por lo que conocemos como Calendario Gregoriano, un calendario europeo que confeccionó el papa Gregorio XIII y que sustituyó mediante la bula Inter Gravissimas en el año 1582 el Calendario Juliano, utilizado desde los tiempos de Julio César en el año 46 a.C. El Calendario Gregoriano venía a enmendar un error de cálculo que tenía el Calendario Juliano con el computo de los años bisiestos (que añadía algo más de once minutos de más a cada año) y que entre el año 325 y el año 1582 llevaba ya un error acumulado de aproximadamente 10 días.

El Calendario Juliano se basaba en el movimiento del sol para medir el tiempo y desde su implantación en el año 46 a.C. se fue adoptando de forma gradual en los distintos países europeos y sus respectivas colonias hasta la reforma gregoriana. Sin embargo, los países ortodoxos lo mantuvieron hasta el siglo XX; en Bulgaria hasta 1916, en Rusia hasta 1918, en Rumanía hasta 1919 y en Grecia hasta 1923.

Anterior a la llegada de estos dos calendarios en muchas culturas antiguas se utilizaba el calendario lunar para contar el tiempo. Las evidencias históricas más antiguas indican que el primer calendario solar fue creado en el Antiguo Egipto, a principios del tercer milenio a.C.; surgió de la necesidad de predecir con exactitud el momento del inicio de la crecida del río Nilo, que tiene una periodicidad anual, acontecimiento fundamental en una sociedad que vivía de la agricultura. Los romanos, por ejemplo, tenían un calendario común de 304 días distribuidos en 10 meses (6 meses de 30 días y 4 de 31 días). Pero éste tenía desfases de tiempo y los pontífices paganos lo reajustaban agregando un mes llamado Merkedinus casi siempre de forma bienal. Los reajustes se hacían con criterios políticos, no astronómicos, como determinar el día de pagar a la servidumbre, y se hacía mal uso del reajuste, para prorrogar el cargo de un funcionario, adelantar o retrasar votaciones.

Calendario rúnico.
Calendario rúnico.

Y en este punto de calendarios lunares es donde encontramos a los vikingos y a los germánicos en general. Los calendarios germánicos eran los calendarios regionales utilizados por los primitivos pueblos germánicos, antes de que adoptaran el Calendario Juliano en la baja Edad Media. Los registros existentes de los nombres de los meses en Inglés Antiguo y Alemán Antiguo se remontan a los siglos VIII y IX, respectivamente. Los registros más antiguos de los nombres de los meses en Nórdico Antiguo se remontan al siglo XIII. Tácito en su obra Germania da algunos datos sobre cómo los pueblos germánicos del siglo I d.C. identificaban los días; en contraste con el uso romano, ellos consideraban que el día comenzaba con la puesta de sol, un sistema que en la Edad Media fue conocido bajo el nombre de “asociación florentina”. Este mismo sistema era utilizado por los Galos según se describe en las Guerras galas de César. Una de las principales fuentes de nombres de los meses en inglés antiguo son los escritos del Venerable Beda quien dejó constancia de los nombres de los meses anglosajones precristianos en su obra De temporum ratione (De mensibus Anglorum), escrita en el año 725, anterior a la Era Vikinga.

En relación a esto, probablemente los meses también eran lunares. El vocablo “mes” corresponde al inglés antiguo “mónaþ“, nórdico antiguo “mánaðr, y alto alemán antiguo “mánód“. Al igual que el inglés moderno “month” (mes), el islandés moderno “mánuður“, el noruego moderno “måned“, el sueco moderno “månad“, el neerlandés moderno “maand“, y el alemán “monat“, los cuales son todos derivados de la palabra “moon” (luna), con el sufijo -th. Esta conexión también se da en otros idiomas indoeuropeos.

Los meses de los germanos, como veremos, no coinciden con nuestros meses actuales, esto es, los meses de los vikingos no sólo cambian de nombre en relación a nuestro calendario, si no que no empiezan y acaban en el mismo sitio que los nuestros. Es complicado de explicar, pero es muy sencillo de entender de forma más visual. Los años de los vikingos se contaban por inviernos y sólo conocían dos estaciones – llamadas misseri – la del verano y la del invierno. La estación del verano comenzaba a mediados de abril y la del invierno a mediados de octubre. De algunos meses conocemos el significado, otros se remontan tanto en los albores del tiempo que lo desconocemos.

Misseri de verano

  • Harpa –> Mediados de abril a mediados de mayo.
  • Skerpla –> Mediados de mayo a mediados de junio.
  • Sól-mánuðr o sólmánaðr –> Mes del sol. Mediados de junio a mediados de julio.
  • Heyannir –> Mes del heno. Mediados de julio a mediados de agosto.
  • Tvímánuðr o tví mánaōr –> Mes doble. Mediados de agosto a mediados de septiembre
  • Haustmánaðr o Haust-mánuðr –> Mes de otoño. Mediados de septiembre a mediados de octubre.

Misseri de invierno

  • Gor-mánuðr o gormánaðr –> Mediados de octubre a mediados de noviembre.
  • Frer-mánuðr o fermánaðr / ýlir –> Mes de la helada. Mediados de noviembre a mediados de diciembre.
  • Mörsugur o hrútmánaðr o jólmánaðr (jól) –> Mes de Yule. Mediados de diciembre a mediados de enero.
  • Þorri –> Mes de Thor o del hielo. Mediados de enero a mediados de enero a mediados de febrero.
  • Gói –> Mediados de febrero a mediados de marzo.
  • Ein-mánuðr o einmánaðr –> Mediados de marzo a mediados de abril.

Bibliografía


 

 

Si quieres utilizar este texto perteneciente a The Valkyrie’s Vigil, no olvides citarlo de la siquiente forma:

San José Beltrán, Laia. Los meses de los vikingos. (25 de agosto de 2013) The Valkyrie’s Vigil [Blog] Recuperado de: https://thevalkyriesvigil.com/2014/08/25/los-meses-de-los-vikingos/ [Consulta: fecha en que hayas accedido a esta entrada]

Anuncios