Después de haber visto la serie Vikings de History Channel todos conocemos y todos tenemos en mente la figura de Ragnar Lodbrok, por lo que no vamos a extendernos en lo que fue su figura, aunque – para los más despistados o para los que no la conocéis – podéis leer su historia aquí.

Uno de los escudos que utiliza Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.
Uno de los escudos que utiliza Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.

De modo que hoy no vamos a hablar de él, sino de su escudo. ¿Su escudo? Sí. ¿El de la serie? No. Y es que en la serie han presentado a Ragnar con un escudo muy… normalito. ¿Normalito? Sí. Sí, si lo comparamos con lo que sabemos gracias a la Ragnarsdrápa, un poema escáldico (los poemas típicos nórdicos) compuesto en honor Ragnar Lodbrok. Es atribuido al más antiguo escaldo conocido, Bragi Boddason, que vivió en el siglo IX, y lo compuso para el rey sueco Björn på Håga. Y en este poema Bragi nos cuenta algo muy interesante; nos habla de cómo estaba decorado el escudo de Ragnar Lodbrok, una decoración muy llamativa compuesta por distintos episódicos histórico-mitológicos:

  • El ataque de Hamdir y Sorli.
  • La Batalla entre Hedin y Högni.
  • Thor pescando a la serpiente Jörmungander.
  • Gefjun arando Selandia del suelo de Suecia.
Otro de los escudos usados por Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.
Otro de los escudos usados por Ragnar Lodbrok en la serie Vikings.

La leyenda de los Hijos de Jonakr

Hamdir, Sörli y Erp son tres hermanos que aparecen en la mitología nórdica – especialmente en la Edda Poética y la Saga Völsunga – y que, aparentemente, tienen su base histórica en relación con el pueblo godo. Según la mitología Hamdir y Sörli eran hijos de Gudrun (la Krimilda del Cantar de los Nibelungos), hija de Gjuki, y el rey Jonakr, sin embargo, Erp también era hijo de Jonakr, pero de un matrimonio anterior. La familia la terminaba de componer Svanhild (también llamada Sunilda), que era la hija que Gudrun había tenido con Sigurd.

El rey Jörmunrek (conocido históricamente como Hermanarico, rey de los greutungos – un pueblo germánico procedente de la división que sufrieron los godos en el siglo IV y también llamados ostrogodos – entre los años 350 y 375) pidió en matrimonio a Svanhild y utilizó de emisario a su hijo Randver, pero un personaje llamado Bicke acusó a Svanhild de haberle sido infiel al rey con su hijo. Colérico, Jörmunrek mandó matar a ambos, a Randver lo sentenció a morir ahorcado y a Svanhild a ser pisoteada por caballos hasta la muerte (otras historias dicen que la mandó ejecutar atándola a cuatro caballos y desmembrándola).

La madre de Svanhild, Gudrun, enferma de ira, animó a sus hijos – y hermanastros de Svanhild – Hamdir y Sörli, a vengar su muerte y éstos le pidieron ayuda a su hermanastro Erp, que les habló mediante acertijos y – pensando que se reía de ellos – lo mataron. Por la noche, llegaron hasta Jörmunrek y le cortaron las manos y los pies, por lo que el rey se despertó de dolor pidiendo ayuda a sus hombres armados, los huscarles. Entonces ambos hermanos pensaron que si no hubiesen matado a Erp, éste le habría cortado la cabeza al rey mientras ellos le cortaban manos pies. Los huscarles intentaron matar a Hamdir y Sörli, pero no lo conseguían, sin embargo, se veían en clara desventaja y no sabían qué hacer, hasta que un hombre tuerto y viejo – que no era otro que Odín disfrazado – les avisó que la mejor manera para acabar con los hombres del rey era a pedradas. Y así lo hicieron, y desde aquel momento en la poesía escáldica – la poesía de los hombres del norte – se utiliza “lamento de los hijos de Jonakr” como kenning – metáfora – para llamar a las piedras.

La leyenda de Heðinn y Högn.

Bajo el nombre de Hjaðningavíg , la “leyenda de Heðinn y Högn” o la “saga de Hild” conocemos una leyenda escandinava que aparece en la mitología nórdica sobre una batalla eterna que encontramos documentada en Sörla þáttr, Ragnarsdrápa, la Gesta Danorum, Skíðaríma, Skáldskaparmál, la piedra de Stora Hammar en Gotland, los poemas anglosajones Déor y Widsið, y en el poema en nórdico antiguo Háttalykill inn forni. Al igual que los nombres Heðinn (anglosajón Heoden) y Högni (anglosajón Hagena), se cree que la leyenda tiene orígenes germánicos continentales.

En Skáldskaparmál y en Ragnarsdrápa, se relata que en una ocasión en la que Högni se encontraba ausente, su hija Hildr fue raptada por un príncipe llamado Heðinn, el hijo de Hjarrandi (en anglosajón Heorrenda). Cuando Högni regresó, inmediatamente comenzó a buscarla. En el más antiguo poema Ragnarsdrápa, Högni finalmente la encuentra en la isla donde Heðinn lo esperaba con su ejército. La isla al parecer es Hoy en las Órcadas según Skáldskaparmál de Snorri Sturluson . Hildr dio la bienvenida a su padre y le ofreció la paz y un collar en nombre de Heðinn.

Pero Högni contestó

“Has hecho esta oferta demasiado tarde, si querías la paz: ahora he desenvainado Dáinsleif, que hicieron los enanos, y que debe provocar la muerte de un hombre cada vez que queda su hoja desnuda, jamás falla en su golpe; además, las heridas que provoca jamás curan.”

Y es que ya había desenvainado su espada, llamada Dáinsleif, la cual provocaba heridas que nunca curaba y al igual que Tyrfing siempre que era desenvainada debía dar muerte a un hombre. Se inició una batalla y combatieron durante todo el día y muchos hombres murieron. Por la tarde Heðinn y Högni regresaron a sus campamentos, pero Hildr permaneció en el campo de batalla y con conjuros regresó a la vida a los guerreros caídos, comenzando la batalla nuevamente, algo que sucederá de forma continua hasta que llegue el Ragnarök.

Lo que nos cuenta Sörla þáttr es sustancialmente distinto; se trata de un un pequeño relato conservado en Flateyjarbók, una colección de relatos sobre los reyes noruegos, escrita por dos sacerdotes cristianos en el siglo XV. Estos relatos tratan sobre el rey Olaf I de Noruega (Olaf Tryggvason), que fue el primero en forzar la conversión de Noruega e Islandia al cristianismo y aparece la batalla de Hjaðningavíg, una batalla cuya maldición era que se libraría de forma eterna hasta la llegada del Ragnarök pero que la llegada del cristianismo puso fin a la maldición.

Saxo Gramatico en su Gesta Danorum relata que Hedin era el príncipe de una tribu noruega y un hombre pequeño. Hedin se enamoró de Hilda, la hija de Högni, un fuerte jefe tribal juto. Hedin y Hilda estaban impresionados con la reputación de ambos, tanto que se enamoraron incluso antes de conocerse. En primavera, Hedin y Högni salieron a realizar saqueos juntos, y Högni prometió en matrimonio su hija a Hedin, jurando que cada uno de ellos vengaría al otro si algo les sucedía. Sin embargo, le llegaron rumores de que Hedin había yacido con Hilda antes de prometerla en matrimonio. Högni creyó este falso rumor y atacó a Hedin, pero Högni fue golpeado y regresó a Jutlandia.

El rey Fróði de Dinamarca intentó mediar, y decidió que el asunto debía resolverse con un holmgang, el duelo de los nórdicos. Durante el combate Hedin fue seriamente herido, y comenzó a perder mucha sangre. Högni decidió perdonar a Hedin, porque entre los antiguos escandinavos se consideraba una cobardía matar a un contrincante más débil, y por ello Hedin fue llevado a su hogar por sus hombres.

“Antes se encontraba vergonzoso privar de la vida a alguien débil o enclenque; tan relacionado para los antiguos valientes campeones tenían en consideración todo aquello que los inclinara a la modestia. Entonces Hedin, con la ayuda de sus hombres, fue devuelto a su barco, salvado por la bondad de su enemigo.”

Tras siete años, los dos hombres comenzaron a luchar nuevamente pero ambos murieron por las heridas que se provocaron. Sin embargo, Hilda amaba tanto a ambos, que utilizó unos conjuros para levantar a los muertos cada noche, y entonces la batalla se repitió eternamente.

Thor pescando a la serpiente Jörmungander.

Thor pescando a Jörmungandr. Esta ilustración de esa escena es de un manuscrito islandés del siglo XVIII.
Thor pescando a Jörmungandr. Esta ilustración de esa escena es de un manuscrito islandés del siglo XVIII.

Jormungander es hija de Loki y la giganta Angrboda y es la serpiente que rodea Midgard, el mundo de los hombres. Odín, que conocía el futuro a través de la profecía de la Völuspá, y sabiendo lo que podía hacer la serpiente, la lanzó al mar que rodeaba Midgard, donde quedó atrapada hasta el día del Ragnarök, pero creció tanto y tanto que podía morderse su propia cola, y rodeó así toda la tierra. Cuando llegue el Ragnarök, se arrastrará fuera del mar y envenenará los cielos; de sus fauces saldrá ponzoña y llegará hasta los gigantes, donde estará Thor, para luchar con él. La serpiente morderá a Thor, pero éste terminará con ella y, tras dar nueve pasos, caerá desplomado el dios y morirá a causa del veneno de la mordedura.

Según la mitología nórdica, los dioses organizaron una fiesta en la morada de Aegir y Ran, dos gigantes que habitaban bajo el mar y que se prestaron a acoger el banquete, pero con una condición; los dioses debían lleva run caldero lo suficientemente grande como para poder elaborar hidromiel para todos los invitados. Los dioses se dieron cuenta que el único que poseía un caldero de tales características era el gigante Hymir y Thor, acostumbrado a tratar con gigantes, se ofreció a ir en su busca.

Cuando llegó a la morada de Hymir, éste sacrifició tres toros para que ambos pudiesen comer durante la estancia de Thor en su morada, sin embargo, Thor había llegado con su habitual y voraz apetito, y de una sentada se comió dos de los toros. Hymir, incrédulo y enojado, le dijo al dios que si querían tener comida el resto de los días que se quedase en su casa, no tenían más remedio que salir a pescar.

Thor cogió al toro más grande de los que le quedaban vivos a Hymir y con su cabeza hizo el cebo que utilizaría para pescar esa mañana. Ambos se subieron a la barca y Thor se situó en la popa. Hymir pescó dos enormes ballenas que guardó en su gran caldero, pero Thor, que se sentía en inferioridad por la hazaña del gigante, empezó a remar mar adentro. Hymir se puso tenso y le recordó a Thor que en las profundidades del mar moraba Jormungander, pero el dios hizo caso omiso y cuando consideró que estaba suficientemente mar adentro, dejó los remos y lanzó la caña al agua. Durante un buen rato tan sólo se produjo el silencio y la tranquilidad, sin embargo, de repente en la barca entera se sacudió y empezó una fuerte marejada. Thor plantó los pies en la barca tanto como pudio, pero de tanta fuerza que hizo ésta cedió y comenzó a entrar el agua. Y es que había pescado a Jormungander, que había mordido el cebo. Ésta empezó a gotear veneno y Thor la levantó y alzó su martillo, pero Hymir entró en pánico y cortó el sedal, dejando libre a la serpiente que se adentró en el mar de nuevo. Thor, enfadado, cogió las dos ballenas de Hymir, el caldero y se marchó a Asgard.

Gefjun arando Selandia.

Estatua de Gefjun en su arado tirado por sus cuatro hijos en Copenhague.
Estatua de Gefjun en su arado tirado por sus cuatro hijos en Copenhague.

Gefjun, cuyo nombre significa dadora, era una diosa y vidente de la mitología nórdica. Se dice que las mujeres que morían vírgenes eran enviadas a sus salones y que, por ello, se le consideraba la diosa de la virtud – aunque también de la fertilidad, tal vez porque Gefn era uno de los nombres alternativos que recibía la diosa Freyja y Gefjun podría ser, en realidad, un aspecto de la diosa mayor –. Además de con las vírgenes y la fertilidad, se le relacionaba con la buena suerte y, curiosamente, con el arado. Su marido era Skjöld, uno de los hijos de Odín y muchos reyes daneses afirmaban ser descendientes de esta pareja.

La leyenda de Gefjun comienza cuando el rey sueco Gylfi – y el primer rey de Escandinavia – fue seducido por esta diosa y le prometió tanta tierra como pudiese arar en una sola noche. Ella le pidió si podía tener ayuda y ante la afirmativa del rey convirtió a sus cuatro hijos en bueyes y le ayudaron a arar durante toda la noche. Y consiguieron tanta tierra como para crear la isla de Selandia y, en su lugar, dejaron el hueco que hoy ocupa el lago sueco de Mälaren.

Bibliografía.

  • GONZÁLEZ, Edorta. Leyendas y cuentos de los vikingos. Miraguano Ediciones, Madridm, 2008.
  • NIEDNER, Heinrich. Mitología Nórdica. Ed. Edicomunicación, Madrid, 1919.
  • PAGE, R.I. Los mitos nórdicos. Akal, Madrid, 2007.
  • Saga Ynglinga.
  • Gesta Danorum
  • Saga Volsunga.
  • Edda Poética
  • Ragnarsdrápa
  • Gesta Danorum.