The Seer.

The Seer - Vikings
The Seer – Vikings

Traducido por vidente o, con pinzas, por oráculo (y es que el concepto de oráculo tal y como lo entendemos, los vikingos no lo poseían), pero bajo ningún concepto traducido como han hecho en el doblaje español como profeta. Porque no se adapta por ningún sitio a ningún concepto que pudiesen tener los vikingos.

Tal vez éste sea el personaje más intrigante de todos los que aparecen en la serie. Ciego, deforme, desagradable, adivino, vidente. Es un personaje extraño ya que poco o nada parece tener que ver con los vikingos reales. Y ahora veremos por qué.

Para empezar, es ciego y aparentemente sufre alguna enfermedad como la lepra, es lo que se podría decir un paria social, un miembro poco a nada productivo de la sociedad si no fuese por su don, y sabemos que los vikingos practicaban el infanticidio con los nacidos con malformaciones o enfermedades. Además, los vikingos – aunque cuidaban de sus pobres – tenían una visión muy dura de éstos ya que los miembros improductivos de la sociedad, los parias sociales, resultaban ser una enorme carga económica para una sociedad que no disponía de recursos en abundancia. Por ende, lo que – suponemos – es que lo que salva al vidente es su don y su oficio. Los vikingos tenían un tipo de magia particular y peculiar, basada eminentemente en los encantamientos y la adivinación, un tipo de magia que se llamaba seiðr. Era un tipo de magia que, según la mitología, introdujo entre los dioses Æsir la diosa Vanir Freyja, cuando se produjo la guerra entre estos dos grupos y el intercambio de dioses como rehenes. Una especie de chamanismo femenino donde la oficiante, llamada sidkona o völva, entraba en trance para comunicarse con los espíritus y, se creía, sanaba o provocaba enfermedades, muertes, tormentas y hasta creaba ilusiones en la mente de los hombres. Incluso, las völvas estaban asociadas a la adivinación y la visión del futuro y las profecías. A veces actuaban acompañadas de otras figuras femeninas de la granja que supiesen entonar los cánticos para la ocasión, el vardlokur. Si bien el seiðr habría sido un concepto eminentemente femenino, se tiene constancia de que hubo algunos hombres que desempeñaron la misma función, llamados seiðrmennir, aunque con apariencia eminentemente afeminada (arg) para la ocasión. Incluso hubo hombres que desempeñaron esta función a los que se llamó seiðskratti que sí eran de condición abiertamente homosexual. Estos sacerdotes homosexuales o afeminados para la ocasión se encontraron especialmente relacionados con el culto a los dioses Vanir, dioses de una moralidad sexual más relajada (el matrimonio entre hermanos, por ejemplo, estaba permitido). Saxo Gramático nos menciona en su Gesta Danorum a unos sacerdotes del cuto al dios Freyr de aspecto y ademanes claramente afeminados. Estudiosos mucho más actuales como el filólogo e historiador francés George Dumézil también nos hablan de estos sacerdotes de Freyr e incluyen a los del dios Njörð que, además del aspecto y los ademanes femeninos, habrían llevado peinados y ropajes exclusivos de las mujeres de aquella época. ¿Por qué sucedía esto? Además de que se creía que el uso de la magia seiðr era una forma impropia y poco honrosa de vencer a los enemigos, muchos de estos ritos mágicos incluían prácticas sexuales muy explícitas con la mujer, que en un hombre suponían de forma invariable un comportamiento homosexual pasivo.

Vikings - The Seer
Vikings – The Seer

La estética que han escogido no sabemos de dónde la han sacado ya que fuentes que nos hablen de ello no tenemos, sin embargo, en presentarlo como un vidente ciego es posible que se hayan basado en la mitología celta, en la figura de los poetas druidas llamados fili (en antiguo irlandés) y filidh (en gaélico escocés). Estos, cuyo significado primitivo era algo así como “vidente”, “aquel que ve”, se cree que podrían haber sido una especie de poetas proféticos que veían el futuro y lo predecían en forma de acertijo o de composición poética y de los que algunas referencias dicen que eran ciegos, a veces incluso cegados a propósito.

Tiresias aparece ante Odiseo durante el sacrificio, Heinrich Füssli, 1780-85, Graphische Sammlung der Albertina (Viena).
Tiresias aparece ante Odiseo durante el sacrificio, Heinrich Füssli, 1780-85, Graphische Sammlung der Albertina (Viena).

También podría ser un guiño a la figura de Tiresias, un adivino de la ciudad de Tebas según la mitología griega. Tiresias fue cegado de joven por la diosa Atenea – como castigo por mirarla mientras se bañaba – y otras fuentes dicen que por la diosa Hera, tras tener una disputa con ella; un buen día Tiresias vio a unas serpientes apareándose y las separó, acto que hizo que se convirtiese en mujer. Años más tarde volvió a encontrarse con esas mismas serpientes y volvió a separarlas, por lo que volvió a convertirse en hombre. Como había sido las dos cosas, Zeus y Hera – que estaban teniendo una discusión por quién obtenía más placer sexual, si los hombres o las mujeres – le preguntaron a él y éste afirmó que los hombres disfrutaban menos. Hera, enfadada, lo castigó cegándolo. Sin embargo, Zeus le otorgó el don de la profecía y de la vida longeva. Y Tiresias se convirtió en un mediador; entre hombres y mujeres por su apariencia andrógina, entre los dioses y los hombres gracias a su don de la videncia y entre los vivos y los muertos por su vida eterna. Y esto nos recuerda un poco al papel que desempeña el vidente de la serie.

Lagertha pagando al oráculo.
Lagertha pagando al oráculo.

Sobre el pago que le ofrecen los vikingos en la serie, lamiéndole la palma de la mano, poco o nada sabemos también. Sin embargo, recuerda al perro que lame la mano del amo que le da de comer.

Si queréis leer sobre otros personajes de la serie sobre los que he hablado anteriormente, aquí podéis hacerlo:

Bibliografía.

La bibliografía utilizada para crear este ciclo ha sido realmente extensa, muchas notas cogidas mientras me documentaba para otras cosas; desde manuales como los de Boyer, Oxenstierna, Cohat, Hall, Sawyer… Hasta las propias Sagas (como la Saga de Ragnar Calzaspeludas o la Saga de los Hijos de Ragnar) o la obra de Saxo Gramatico, la Gesta Danorum, especialmente el Libro IX. Incluirlo todo aquí haría más largo este apartado que el propio artículo, por lo que si alguien siente curiosidad o necesita más detalle, por favor, que se ponga en contacto conmigo y se lo facilitaré con muchísimo gusto.

Anuncios