Casa del Libro Gran Vía - Madrid.
Casa del Libro Gran Vía – Madrid.

El pasado lunes 27 de abril tuvo lugar en La Casa del Libro de Gran Vía la presentación de mis dos libros; “Quiénes fueron realmente los vikingos” (publicado en marzo del 2015) y “Vikingos. Una guía histórica de la serie de History Channel” (publicado en noviembre del 2014) con la editorial Quarentena Ediciones.

Arrancaba la tarde en el salón de actividades de la famosa y céntrica librería madrileña y las sillas empezaban a ocuparse, mucho más de lo que me esperaba, tanto que hubo gente que se quedó de pie. Comenzamos la presentación y yo me encargué de explicar cómo han nacido estos libros y por qué derroteros ha ido todo el proyecto desde que comenzó. Seguidamente, se unió a la presentación Azahara Herrero, la ilustradora del libro y, para finalizar, tuvimos ronda de preguntas y firma de ejemplares. ¡¡Tras la presentación en sí, dos horas firmando y charlando con vosotros!! Fue una maravilla.

11125273_897875650273236_6975477601697725371_n
Firmas de libros en La Casa del Libro de Gran Vía – Madrid. Abril 2015.
11052437_897875540273247_242896894810641882_n
Azahara Herrero en la firma de libros.

Para los que no pudisteis venir, os voy a explicar en esta entrada lo que esa tarde se contó y os voy a dejar las fotos del día.

Como sabéis me licencié en Historia por la Unversidad de Barcelona y me especialicé en Métodos y técnicas avanzadas de investigación histórica por la UNED. Mi campo de investigación siempre ha sido la Historia Moderna, en especial la de la Monarquía Hispánica entre los siglos XIV y XVII. ¿Por qué entonces los vikingos? Pues es una pregunta que me han – y me he – hecho muchísimas veces y para la que creo que no tengo una respuesta categórica o cerrada. Supongo que a todos los historiadores, aunque durante nuestros estudios nos centremos en un tema específico ya que se nos pide de una forma u otra durante los años académicos, sentimos pasión por nuestra profesión y nos interesamos por otros ámbitos o épocas; en mi caso, siempre he sentido interés por temas como la Historia Social y Cultural o la Microhistoria, la Sociología, la Historia del Islam, la Historia de Género (especialmente en culturas como la islámica o la india) o la Historia de las Instituciones. Y los vikingos, desde hace muchísimos años me han gustado los vikingos. Sin embargo, durante mis años académicos no pude dedicarme a la investigación de los pueblos del norte ya que es un tema complejo que muchos profesores prefieren no tocar bajo pretextos como “no es demasiado interesante”, “no hay fuentes para hacer trabajos” y un largo etcétera con el que yo no he estado nunca especialmente de acuerdo.

Laia San José Beltrán y Azahara Herrero.
Momentos de la presentación. A mi derecha, Azahara Herrero.

Por ello, empecé a documentarme y a investigar por mi cuenta. Primero, azuzada por la curiosidad de saber de qué hablaban aquellos grupos que yo escuchaba (grupos cuyas letras, por ejemplo, se centraban en la temática o la historia vikinga) y, posteriormente, por puro interés histórico y académico. Empecé a comprar y leer libros sobre el tema, a buscarlos a veces sin mucho éxito, a encontrar sitios en internet de todo tipo (algunos muy buenos y otros que no había por dónde cogerlos debido a la falta de veracidad o rigor histórico).

Cuando terminé mis estudios, unos estudios en un ámbito tan maltratado laboralmente como es la historia y las humanidades en general en nuestro país, comencé a trabajar de algo que no tenía relación alguna con mi profesión y que, como a otras tantas personas, no me satisfacía ni me llenaba como persona y, mucho menos, como profesional. Os cuento esta parte tan personal de mi vida porque creo que es importante que conozcáis las motivaciones y los hechos que me llevaron a emprender este camino y porque sois muchos los que me seguís los que estáis estudiando carreras similares y que, tal vez, os sintáis o hayáis sentido en la misma situación que yo. Y, tal vez, mi experiencia os pueda ayudar, porque a mí me habría encantado que alguien hace unos años me hubiese insuflado ese soplo de realidad, pero también de aire fresco, que me hiciese ver las cosas de otro modo.

Pasaba el tiempo y yo seguía en aquel trabajo, pero comencé a deprimirme bastante. A nadie le gusta invertir cinco, seis, siete, ocho años de su vida en formarse en un ámbito y tener esa terrible sensación de “esto no ha servido para nada”. Y por aquél entonces comencé a documentarme sobre el mundo escandinavo de forma algo más activa que hasta la fecha. A medida que leía, investigaba o encontraba información, me iba fascinando cada vez más el tema y encontraba pequeñas anécdotas o algunas cositas que me apetecía compartir (siempre he sido un usuario muy activo en las redes sociales y no era mi primer tanteo con la divulgación, ya había tenido en la universidad algún blog con compañeros que terminó abandonado en algún dominio de la vasta red).Y entonces me despidieron y lo ví como una oportunidad de emprender otro camino. Con el trabajo que tenía apenas me quedaba tiempo de nada y entonces me ví con “tiempo libre” que invertir en lo que a mí siempre me ha gustado, lo que hago.

Y abrí un tuiter, The Valkyrie`s Vigil,  allá por junio del 2013, en el que comencé a tuitear información sobre los vikingos en forma de mini cápsulas de información de 140 caracteres. Y tuvo bastante éxito. La gente respondía. A la gente la gustaba lo que yo explicaba y cómo lo explicaba. Pero poco a poco 140 caracteres se quedaron cortos y me apetecía volver a hacer todo lo que se me había enseñado en la Universidad, me apetecía volver a poner en práctica mi profesión, lo que soy, que es lo que más me gusta en el mundo por encima de cualquier cosa: investigar en profundidad y plasmarlo en forma de artículos (lo que en su día fueron trabajos para clase, o ponencias y que empezaron a ser artículos). Y entonces abrí el blog, homónimo, en julio de 2013 y que hoy, a 2015, cuenta ya, en menos de dos años, con la friolera de 700.000 visitas. Algo que no me habría imaginado jamás. En el blog podía desarrollar mucho más y de forma más amplia lo que iba tratando en las redes sociales. Y en septiembre de 2013 llegó la página de Facebook, homónima también, que hoy en día cuenta con casi 11.000 seguidores tremendamente activos y que se ha convertido en una fantástica comunidad de intercambio de conocimiento sobre el mundo de los vikingos. Además, esta experiencia me ha permitido darme cuenta de muchas cosas, entre ellas el camino que quiero seguir, el de la divulgación histórica de calidad, me ha dado una meta que poner y que pelear por conseguir. Y os cuento todas estas cosas para animaros si os encontráis en situaciones parecidas a la mía, para animaros a que seáis emprendedores y atrevidos, que busquéis caminos alternativos a los clásicos – y muchas veces obsoletos – que no nos llevan casi a ningún sitio. Y os animo a que si os gusta lo que hacéis y lo que sois, peleéis por conseguir llegar donde queréis. Que si finalmente fracasáis, que no sea porque no lo habéis intentado con uñas y dientes. Aunque yo soy de las que creen que quien la sigue, la consigue y que, al final, todo esfuerzo tiene su recompensa.

Y en éstas me encontraba yo cuando, a través de un buen amigo, me llegó la noticia de que la editorial Quarentena Ediciones estaba buscando alguien para escribir un libro sobre la serie Vikings de History Channel (si conocéis la editorial, hasta la fecha solían tratar de forma más exclusiva la temática de la música y del cine) y me puse en contacto con ellos. Hablamos y les pasé una idea, un proyecto, para ese libro que resultó gustarles y así nació nuestra relación laboral.

Y entonces comenzó la odisea. Lo primero de todo; buscar, encontrar, clasificar, leer, filtrar, comparar y demás las fuentes históricas (libros, artículos, webs dedicadas al tema de museos e instituciones escandinavas…). Lo segundo, elaborar un guión de lo que sería el libro (y los guiones son esas cosas que del primero al último no tienen nada que ver y se van cambiando una y otra vez, los que habéis hecho trabajos, por ejemplo, para la Universidad, lo sabréis bien). Luego, comenzar los esbozos de cada uno de los apartados del libro, comenzar a redactar, a quitar de aquí y poner por allá, a ir montando el puzzle que es un libro hasta que fienalmente consigues encajar la última pieza y terminar el proyecto. En total, ambos libros, se han llevado más de un año desde que se gestó la idea hasta que se entregó el manuscrito final a la editorial.

Y aquí empecé a ver lo complicado del proyecto desde dos vertientes distintas; en primer lugar desde la vertiente de abarcar en un solo libro lo que se buscaba. La idea inicial era la de crear una guía histórica para la serie Vikings en la que explicar, de forma histórica, las cosas que aparecen en la serie (vestimenta, armamento, aspecto, navegación, mitología, creencias…). ¿Problema de esto? Dos. El primero, que podía quedar un libro de 500 páginas, algo muy poco práctico para una guía de una serie. El segundo, que había que ir cortando el discurso del libro con demasiada frecuencia para ir introduciendo apartados tan extensos como “cómo luchaban los vikingos” si estamos hablando de un capítulo o una escena en la que ha destacado el tema de la guerra. El segundo problema que le vi al proyecto,  o en el que me vi yo, más bien, fue el de darme cuenta de la escasez de las fuentes para el estudio del tema vikingo en nuestro país y en español. Libros actuales sobre el tema en español no hay demasiados, sólo hace falta irse a cualquier librería e ir a la sección, por poner ejemplos, de Grecia, Roma, Egipto o la II Guerra Mundial. Tienen su propia sección. Llena de libros. Los vikingos no, no tiene sección, ni tienen muchos libros. Por otro lado, la gran mayoría de los libros sobre temática vikinga no han sido traducidos al español (la gran mayoría de los que yo consulto y poseo son en idiomas extranjeros) y, para terminar, muchos – traducidos o no – han sido descatalogados ya que son sustancialmente antiguos (muchos de los años 60, 70 y 80).

Viendo el estado de la cuestión del panorama bibliográfico se me ocurrió la idea de que, en vez de uno, podíamos lanzarnos a la piscina de escribir y publicar dos libros, complementarios entre ellos. El primero, la guía histórica de la serie Vikings, con los personajes, el contexto histórico de la serie, y puntos muy concretos de la serie a explicar, que no superase las doscientas páginas, que fuese ligero de leer y un segundo libro, más académico, un manual o ensayo histórico sobre los hombres del norte, mucho más completo y al que poder recurrir mientras se lee la guía de la serie para profundizar algunos temas concretos (en la guía de la serie ya vienen indicaciones de a qué capítulo o parte concreta del manual acudir para cada caso).

11108269_897875133606621_675445187964133802_n
Laia San José Beltrán durante la presentación.

¿Por qué escribí el libro “Quiénes fueron realmente los vikingos”? Lo que he querido hacer en este libro es, básicamente, plasmar en él lo que yo habría querido encontrar en un libro si un bien día hubiese dicho “me apetece conocer a los vikingos y aprender su historia”. He intentado que sea un libro completo y equilibrado – otro problema que aparece muchas veces es que los libros se centran en un solo tema; el mundo bélico, la navegación, la mitología, la vida social… y no es que sea un problema, pero ello ya implica tener que recurrir a más de un libro – en el que se abarque todo o casi todo lo relacionado con los vikingos y que de una visión general y global, tanto para neófitos que no conocen el tema como para aquellos que sí lo conocen y quieren profundizar un poquito más. Por ello, hay capítulos dedicados a las fuentes históricas, a definir qué o quién es un vikingo, a hablar de su apariencia, de su aparición, de sus creencias religiosas y sus formas de culto, a hablar de la guerra y las armas, de la navegación y del hábitat, de su sociedad y de su gobierno.

Podéis las reseñas que hice de ambos libros en el blog para saber más de ellos:

Y aquí os dejo las fotografías de la presentación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

Anuncios