RussianVikingFilm

Que los vikingos están – o siguen estando – de «moda» últimamente, es – o sigue siendo – un hecho. Y yo que me alegro, claro. Y muchos de vosotros seguro que también. Sobre todo si lo que parece que se avecina es una de esas películas que –dentro de lo que le podemos pedir al cine histórico, no olvidemos que el cine es lo que es, y para lo que es– a priori parece que tiene muy buena pinta. Os hablo del film que se estrenará en 2016 llamado Викинг (Viking), una película rusa de «historia-ficción» dirigida por Andrei Kravchuk y que se ha inspirado en la historia de Rusia narrada en la Crónica de Néstor y las Sagas Nórdicas. Ahí es na.

¿Y de qué va? La trama se centra en la Rus de Kiev a finales del siglo X. Tras la muerte de su padre, Svyatoslav I, gobernador de la Rus de Kiev, el joven príncipe Vladímir de Nóvgorod se ve obligado a exiliarse en Escandinavia, huyendo de su hermanastro Yaropolk, que ha asesinado a su otro hermano, Oleg, y ha conquistado el territorio vikingo de la Rus de Kiev. El viejo guerrero Sveneld convencerá a Vladímir para que reúna y convoque a la Guardia Varega, con la esperanza de conquistar Nóvgorod a Yaropolk.

Si os ha sonado todo esto a chino – o a ruso, mejor dicho –, tranquilos, que ahora os lo explico detenidamente por si os ha picado la curiosidad histórica. Pero primero, vamos a ver el elenco y el tráiler de la película, para ir abriendo boca y ponernos en situación.

Reparto

Contexto histórico e historia – real – alrededor de la película

¡Ojo spoilers, navegantes! No he visto la película, ya que aún no se ha estrenado, de modo que, como he hecho muchas veces con la serie Vikings de History Channel, lo que os voy a traer aquí es la historia real, la de verdad, la que se recoge en las crónicas, sobre los hechos y los personajes que aparecen en esta película. Por ende, puede que haya spoilers y que en el film las cosas que os voy a contar sucedan así. O puede que no, que los guionistas, con eso de que es «historia-ficción» hayan hecho lo que les haya venido en gana y la historia real con la de la película se parezcan como un huevo a una castaña. Pero avisados quedáis, y si continuáis leyendo, que sea bajo vuestra responsabilidad.

La Crónica de Néstor o la Primera Crónica Eslava

Se trata de la recopilación de la historia del primer estado eslavo oriental, que se conoció como la Rus de Kiev, entre el año 850 y el 1110 aproximadamente. Esta crónica se escribió en Kiev hacia el año 1113 en antiguo eslavo oriental, un idioma hablado entre los siglos X y XV por los eslavos orientales de la Rus de Kiev y en los estados que se desarrollaron tras la caída de ésta.

¿Y qué era la Rus de Kiev que tanto hemos mencionado? Sabemos que los vikingos, en sus múltiples viajes fuera de Escandinavia – por comercio, saqueo o colonización –, establecieron diferentes rutas; una de ellas fue la «ruta este» o austrvegr, que en una de sus vertientes pasó por los territorios eslavos de las actuales Rusia, Bielorrusia y Ucrania.

La Rus de Kiev al principio del reinado de Sviatoslav (en rojo) y su área de influencia (en naranja) hacia el año 972.
La Rus de Kiev al principio del reinado de Sviatoslav (en rojo) y su área de influencia (en naranja) hacia el año 972.

El primer asentamiento en la zona se produjo en Stráya Ládoga – importante centro de comercio entre los siglos VIII y IX y un asentamiento multiétnico dominado por los escandinavos – para asentarse posteriormente en Nóvgorod y, finalmente, formar la Rus de Kiev. La Rus es el nombre con el que conocemos a la población que habitó las zonas del Jananato de Rus  y la Rus de Kiev. El jananato de Rus fue una ciudad estado que emergió en lo que hoy es el norte de Rusia entre finales del siglo VIII y principios del siglo IX que albergó protociudades como Holmgard (Nóvgorod) y Aldeigja (Ládoga) y que se considera el antecesor de la Rus de Kiev, un estado medieval monárquico que surgió en la Europa Oriental a finales del siglo IX. Éste se fundó a manos de la Dinastía Rúrika, una dinastía de varegos gobernantes en Nóvgorod, con centro de poder establecido en la ciudad de Kiev y cuyo final se fecha a mediados del siglo XII. La primera vez que encontramos el pueblo rus mencionado en fuentes es en el año 839, en la crónica franca Annales Bertiniani, donde los francos usaban el nombre rhos para referirse a los Suecos, en concreto a las expediciones suecas que partían de Uppland. Crónicas posteriores, como la Crónica de Néstor o Primera Crónica Rusa del Rus de Kiev de 1113, se refieren a éstos como varegos que se trasladaron hasta las zonas eslavas para terminar con el conflicto que existía entre eslavos y fineses en el territorio de Nóvgorod y que, posteriormente,  fundaron Kiev, el embrión de la actual Rusia.

¿Y por qué se le llamó la Crónica de Néstor? Puesto que durante muchos siglos se consideró que la había escrito un monje llamado Néstor que había utilizado como fuentes para su redacción:

  • Las primeras – hoy perdidas – crónicas eslavas.
  • Los Anales Bizantinos de Juan Malalas y Jorge Monje.
  • Leyendas populares eslavas.
  • Las Sagas Nórdicas.
  • Textos religiosos griegos.
  • Tratados bizantinos y eslavos.

Al parecer, Néstor estuvo en la corte del rey Sviatopolk II de Kiev (1050-1113), Gran Príncipe de Kiev entre los años 1093 y 1113, cuyo reinado estuvo marcado política abiertamente pro-escandinava y fue muy poco popular y poco pacífico debido a las rivalidades existentes con su primo Vladímir Monómaco.

La Crónica de Néstor es rica en historias anecdóticas y cuenta partes de la historia eslava como, por ejemplo, la llegada los tres hermanos Varegos, la fundación de Kiev o las luchas internas por el poder en aquellos territorios.

La historia tras los personajes

Sviatoslav Ígorevich, príncipe-guerrero (o konung), según Fiódor Sólntsev. 1869
Sviatoslav Ígorevich, príncipe-guerrero (o konung), según Fiódor Sólntsev. 1869

Svyatolsav I de Kiev fue un príncipe guerrero de la Rus de Kiev, hijo del también príncipe Ígor de Kiev y Olga de Kiev, quien asumió la regencia a la muerte prematura de su marido y la minoría de edad de Svyatoslav. Ostentó los títulos de Príncipe de Nóvgorod y Gran Príncipe de la Rus de Kiev.

Su reinado estuvo marcado por importantes campañas militares que provocaron la caída de dos grandes potencias de la Europa del Este del momento, Jazaria[1] y el Primer Imperio Búlgaro[2]. Sometió a los búlgaros del Volga, a los alanos y a otras tribus eslavas orientales, aliándose con magiares y pechenegos.

Además de las campañas militares, el reinado de Svyatolsav I vivió una enorme expansión hacia el valle del Volga, la estepa del Mar Caspio y los Balcanes hasta formar un poderoso estado en Europa y cambiando la capital del mismo de Kiev a Pereyaslavets, en el Danubio. Murió joven en combate y a su muerte sus conquistas no se consolidaron como imperio, desencadenándose una Guerra Civil entre sus descendientes y sus partidarios.

Encuentro entre Sviatoslav y el emperador Juan por Klavdi Lébedev, siguiendo la descripción de Sviatoslav que hizo León el Diácono. 1916
Encuentro entre Sviatoslav y el emperador Juan por Klavdi Lébedev, siguiendo la descripción de Sviatoslav que hizo León el Diácono. 1916

Aparentemente Svyatolsav I tuvo numerosa descendencia; de sus esposas oficiales nacieron Yaropolk y Oleg y de su amante y concubina, Malusha o Malfrida, nació Vladímir. Cuando Svyatoslav partió a las distintas campañas bélicas que tenía entre manos, dejó a su familia al cargo de sus territorios como regentes; a Olga – y posteriormente a Yaropolk – la dejó al frente de Kiev, a Vladímir lo dejó al frente de Nóvgorod y a Oleg a cargo de la Drelinia, como soberano de los drevlianos.

La Muerte de Sviatoslav de Borís Chórikov.
La Muerte de Sviatoslav de Borís Chórikov.

Juan I Tzimisces (925-976), emperador bizantino entre los años 969 y 976, instó al jan[3] de los pechenegos[4], Kurya, a que asesinase a Svyatoslav quien, aunque avisado de la treta que le esperaba, hizo caso omiso y atravesó el territorio de los pechenegos, siendo asesinado en el año 972. Cuenta la leyenda que su cabeza fue colocada en el centro del jan Kurya.

Las tensiones entre los hijos de Svyatoslav no se hicieron esperar; Yaropolk asesinó a Oleg y se hizo con los territorios que controlaba. En el año 977 Vladímir huyó de Nóvgorod a Escandinavia, pero regresó a la cabeza de un gran ejército y se convertiría en el Príncipe de la Rus de Kiev.

Dobrynia Nikítich. Ilustración del libro Bogatýrs de bylinas rusas. Por Andréi Riábushkin. 1895.
Dobrynia Nikítich. Ilustración del libro Bogatýrs de bylinas rusas. Por Andréi Riábushkin. 1895.

Vladímir «el Grande», también conocido como «San Vladimiro Svyatoslávich el Grande» fue, como hemos visto, Príncipe de Nóvgorod desde el año 970 y Gran Príncipe de la Rus de Kiev entre los años 980 y 1015. Hijo de la mencionada Malsuha su hermano, Dobrynia, fue su tutor y consejero. ¿Y quién era esta mujer? En nórdico antiguo Málfríðr, parece ser que fue el ama de casa de Olga de Kiev y, según las crónicas, la madre de Vladímir el Grande. Según las Sagas nórdicas, además, era una profetisa – una völva[5] – de origen nórdico, que vivió hasta los cien años y que fue llevada a la corte de Olga e Igor para que les predijese el futuro.

Cuando comenzó la Guerra Civil entre sus partidarios y los de su hermano Yaropolk, Vladímir huyó a Escandinavia y visitó a Håkon Sigurdsson, gobernante de Noruega, quien le ayudó a reclutar guerreros para recuperar Nóvgorod y en el año 978 marchó de nuevo hacia su tierra para enfrentarse a su hermanastro. En su camino hacia Kiev envió embajadores de Rógvalod, el príncipe de Pólotsk, para pedir la mano de su hija Rogneda. Ésta le rechazó y, ante la negativa, Vladímir decidió tomarla por la fuerza, secuestrándola, y atacó Pólotsk, que terminó resultando un lugar clave – junto Smolenks – para la posterior toma de Kiev en el año 980.

Vladimir I de Kiev
Vladimir I de Kiev

El reinado de Vladímir el Grande estuvo marcado fundamentalmente por dos hitos; la expansión y la conversión. En cuanto a la primera, en el año 983 tomó la zona que se encuentra entre las actuales Lituania y Polinia. También construyó fortalezas y colonias alrededor de su imperio. En cuanto a la segunda, la conversión, se le considera el artífice de la conversión al cristianismo ortodoxo y la cristianización de la Rus de Kiev hacia el año 988. En un inicio, Vladímir era pagano, llegando a tener – según nos informan las crónicas – más de 800 concubinas y numerosas esposas. Además, habría erigido cuantiosas estatuas y templos dedicados a los dioses paganos. Pero llegó un momento en el que, apremiado desde fuera para que abandonase el paganismo, envió diversos emisarios y consejeros para que estudiasen las religiones de los diferentes territorios vecinos. Finalmente, decidió convertirse al cristianismo ortodoxo, por influencia bizantina. En el año 988 se casó con Ana Porfirogéneta, hermana del Emperador de Bizancio Basilio II, y fue bautizado. Decidió entonces derribar todos los monumentos paganos y construir en su lugar numerosas iglesias cristianas. Su esposa Ana actuó como catalizador de esta conversión, siendo su consejera y fundando conventos e iglesias por su cuenta.

Vladimiro y Rogneda por Antón Losenko. 1770.
Vladimiro y Rogneda por Antón Losenko. 1770.

Ahora, si finalmente la película llega a España y la veis en el cine, o si os hacéis con ésta por otros medios, ya podéis decir que sabéis perfectamente de qué va toda la historia.


[1] Los jázaros o jazares fueron un pueblo búlgaro procedente del Asia central. Su nombre parece estar vinculado a un verbo turco que significa «errante» (‘gezer’ en turco moderno). En el siglo VII, los jázaros fundaron un kanato independiente, el Kaganato de Jazaria o Kaganato jázaro , en el Cáucaso Norte a orillas del mar Caspio, donde con el paso del tiempo el judaísmo se convertiría en religión oficial. En su momento de máximo esplendor, ellos y sus tributarios controlaron buena parte de lo que hoy es el Sur de Rusia, Kazajistán occidental, este de Ucrania, parte importante del Cáucaso (Daguestán, Azerbaiyán, Georgia…) y Crimea.
[2] Estado medieval búlgaro fundado en el año 681 d. C. en los territorios cercanos al delta del Danubio. Se desintegró en el año 1018 después de su anexión al Imperio bizantino.
[3] Kan o jan, del mongol Хан, ja’an, es en origen un título turco-mongol que significa «máximo gobernante». El kan controla un kanato o jaganato. Un gran kan podría equivaler a un emperador en cuanto a título, a grandes rasgos y salvando las distancias.
[4] Los pechenegos o patzinakos eran un pueblo seminómada de las estepas de Asia Central que hablaban una lengua túrquica e invadieron la Europa oriental y central arribando a Bulgaria, Hungría y Ucrania alrededor del siglo IX.
[5] Una völva, también llamadas vala, wala (antiguo alto alemán), seiðkona, o wicce, es una sacerdotisa en la mitología escandinava y de las tribus germanas. Las Völvas practicaban el seiðr, una especie de chamanismo, que era considerado como ergi (esto es, afeminado, que no era para los hombres). Asociados a las völvas estaban los encantamientos llamados galdrar y se creía que éstas poseían poderes adivinatorios, a tan gran escala que incluso Odín en persona consultó a una völva para conocer el futuro de las divinidades, un relato que se preserva en la Völuspá.

Bibliografía y referencias

  • https://en.wikipedia.org/wiki/Viking_%28film%29
  • BOYER, Régis. La vida cotidiana de los vikingos (800-1050). José J. de Olañeta, ed, Palma de Mallorca, 2005.
  • COHAT, Yves. Los vikingos, reyes de los mares. Ed. Aguilar Universal, Madrid, 1989.
  • ENCIMAS MORAL, Ángel Luís (trad). Relato de los Años pasados. Ed. Miraguano, Madrid, 2004
  • HALL, Richard. El mundo de los vikingos. Ed. Akal Grandes Temas, Madrid, 2008.
  • OXENSTIERNA, Eric Graf. Los vikingos. Ed. Caralt, Barcelona, 1977.
Anuncios