Se acercan las fechas navideñas y éstas son una mina de tradiciones en prácticamente todo el mundo, vestigio de nuestro pasado pagano y nuestras costumbres ancestrales. Y, como éste es un rincón dedicado a los vikingos en particular, vamos a hablar de tradiciones nórdicas.

Hace dos años publiqué en la web un artículo sobre Yule, la «Navidad» de los vikingos. ¿Y qué es eso? Conocemos como Yule o Yuletide las fiestas en celebración del solsticio de invierno que se llevaron a cabo en los pueblos germanos paganos, entre ellos los vikingos. En nórdico antiguo se conoció como júl o jól y se trataba de un festival precristiano que duraba alrededor de doce días; una fiesta dedicada tanto a la familia, a los parientes y amigos ausentes como a la fertilidad y que coincidía con el solsticio de invierno, alrededor del 21 de Diciembre. Podéis leer el artículo completo pinchando aquí si no lo habéis hecho aún, os lo recomiendo.

¿Y que son los jólasveinarnir? Bajo el nombre islandés de jólasveinarnir o jólasveinar y traducido por algo así como los mozos/niños/amigos de la Navidad encontramos unas figuras típicas del folklore islandés que en tiempos modernos se han convertido en la versión islandesa de Santa Claus/Papá Nöel. También se les llama Yule Lads o Yulemen. A lo largo de los tiempos su número ha variado, pero hoy en día se considera que son trece. Su cometido es colocar regalos o castigos en los zapatos que los niños dejan puestos en los marcos de las ventanas durante las trece noches anteriores a Nochebuena. Así, cada noche un jólasveinarnir visita a cada niño dejándoles regalos o patatas podridas, según haya sido su comportamiento bueno o malo a lo largo del año.

Los orígenes de esta tradición son complicados de establecer y a lo largo del tiempo tanto su número como su función o descripción han variado notablemente, pasando de simples bromistas a monstruos que incluso devoraban a los chicos que habían sido malos. En 1932 el poema «Jólasveinarnir» se publicó como parte del libro de poesía popular «Jolin Koma» (Llega la Navidad) por el poeta islandés Jóhannes úr Kötlum. Este poema reintrodujo en la sociedad islandesa todo lo relacionado con Yule y estableció lo que hoy se considera los canónicos «Trece Yule Lads», sus personalidades y la conexión con otros personajes folclóricos.

013 014

En un principio, los jólasveinarnir se describieron como seres bromistas e incluso traviesos criminales que lo que hacían era hostigar, e incluso robar, a la población (mayormente agrícola y rural por entonces) y, por ello, poseían nombres que describían su modus operandi. Tradicionalmente se decía que los jólasveinarnir eran los hijos de Grýla, que vivía en las frías montañas. Desde bien pequeños, a los niños islandeses se les cuenta la historia de Grýla, una ogresa horrible, mitad troll mitad animal, madre de los trece jólasveinarnir a los que tuvo junto a su tercer marido, Leppalúði. Viven todos junto a un gato negro, del que hablaremos unas líneas más abajo. El cometido de Grýla es el de buscar niños traviesos que se hayan portado mal antes de Navidad para hervirlos en su caldero, sin embargo, si éstos se arrepienten debe ponerlos en libertad.

tumblr_static_yule_dudes_pic

Y ese gato del que hablamos es conocido como Yuletide Cat, una bestia que, de acuerdo con el folklore, come niños que no reciben ropa nueva para la Navidad. Llamado jólakötturinn o jólaköttur en islandés, es un monstruo también típico del folklore islandés, un gato enorme y vicioso, que permanece al acecho sobre el campo nevado durante las navidades para comerse a las personas que no han recibido ropa nueva para usar antes de Nochebuena, especialmente a los niños.

La amenaza de ser devorado por el gato era utilizada por los agricultores de antaño como un incentivo para que sus trabajadores terminasen de procesar la lana de otoño antes de Navidad. Aquellos que participaban en el trabajo eran recompensados con ropa nueva, pero los que no, serían presa del gato. Éste, poco a poco, se ha ido interpretando como gato que engulle la comida de los que no tienen ropa nueva durante las fiestas de Navidad, un mito popularizado por el poeta Jóhannes úr Kötlum en su poema Jólakötturinn.

Volviendo a nuestros protagonistas, hoy en día se les describe con un papel mucho más benevolente, muy similar al de Santa Claus y otras figuras afines. De vez en cuando se les representa vistiendo el traje islandés típico medieval, pero generalmente van vestidos como Santa Claus.

Los jólasveinarnir

Cada jólasveinarnir tiene una idiosincrasia específica y, por lo tanto, se comporta de una manera particular. Se dice que «vienen a la ciudad» durante las últimas 13 noches antes de la Navidad. A continuación os dejo los Trece jólasveinarnir o Yule Lads ‘oficiales’ en el orden de llegada (y su salida) dubijados para la ocasión por la magnífica ilustradora Marta Hdez H.

1-stekkjarstaur

 

Stekkjarstaur – «Palo de poste» (llega el 12 de Diciembre y se marcha el 25 de Diciembre).
Se dedica a acosar a las ovejas, sin embargo, está impedido por unas patas de palo.

2-giljagaur

 

Giljagaur – «Bobo del barranco» (llega el 13 de Diciembre y se marcha el 26 de Diciembre).
Se oculta en barrancos, a la espera de una oportunidad para colarse en el establo y robar leche.

3-stufur

 

Stúfur – «Achaparrado» (llega el 14 Diciembre y se marcha el 27 Diciembre)
Anormalmente bajito, roba sartenes para comerse las cortezas que han quedad pegadas en ellas.

4-thvorusleikir

 

Þvörusleikir – «Lame cucharas» (llega el 15 Diciembre y se marcha el 28 Diciembre)
Se didca a robar Þvörur, un tipo de cuchara de madera con mango muy largo, para lamerlas. Es muy delgado debido a que está desnutrido.

5-pottaskefill

 

Pottaskefill – «Raspa ollas» (llega el 16 Diciembre y se marcha el 29 Diciembre)
Su misión es robar los restos que han quedado en las ollas y cacerolas.

6-askasleikir

 

Askasleikir – «Chupa cuencos» (llega el 17 Diciembre y se marcha el 30 Diciembre)
Se oculta bajo las camas esperando a que alguien ponga bajo ellas su askur, un tipo de cuenco cuya tapa se utiliza como platos. Y los roba.

7-hurdaskellir

 

Hurðaskellir – «Golpea puertas» (llega el 18 Diciembre y se marcha el 31 Diciembre)
Le gusta golpear y cerrar las puertas, especialmente durante la noche.

8-skyrgamur

Skyrgámur – «Engulle skyr» (llega el 19 Diciembre y se marcha el 1 Enero)
Un mozo con mucha pasión por el skyr, un producto lácteo típico de Islandia elaborado a base de yogur. Suele encontrarse con relativa facilidad en los mercados de los países escandinavos, aunque es originario de la cocina islandesa. Se tienen referencias de su consumo desde época de los vikingos.

9-bjugnakraekir

 

Bjúgnakrækir – «Ladrón de salchichas» (llega el 20 Diciembre y se marcha el 2 Enero)
Éste se escondía en las vigas de la casa y robaba las salchichas que se estaban ahumando.

10-gluggagaegir

 

Gluggagægir – «El que mira por la ventana» (llega el 21 Diciembre y se marcha el 3 Enero)
Se trata de un mirón que espía a través de las ventanas buscando algo que robar.

11-gattathefur

Gáttaþefur – «Olfateador de puertas» (llega el 22 Diciembre y se marcha el 4 Enero)
Tiene una nariz enormemente grande y un agudo sentido del olfato que utiliza para localizar laufabrauð, (en islandés «pan hoja») es un tipo tradicional de pan islandés que se toma con mayor frecuencia en la época navideña.

12-ketkrokur

Ketkrókur – «Gancho Carnicero» (llega el 23 Diciembre y se marcha el 5 enero)
Utiliza un gancho para robar carne.

13-kertasnikir

 

Kertasníkir – «Ladrón de velas» (llega el 24 Diciembre y se marcha el 6 Enero)
Sigue a los niños con el fin de robar sus velas (que en aquellos días se hacían con sebo y, por lo tanto, eran comestibles).

Referencias

Anuncios