Antes de entrar en materia con los análsis históricos de la Cuarta Temporada, como he hecho otros años, voy a publicaros dos entradas con algunos temas muy interesantes de la Tercera que no tuve ocasión de analizar el año pasado. En esta entrada os he traído las explicaciones históricas de algunos nuevos personajes (más uno ya antiguo) y en la próxima os traeré un análisis de lo que fue, real e históricamente el Saque de París por los vikingos-

¿Preparados? Comenzamos.

El Emperador Carlos

Charles_the_Bald_
Emperador Carlos, interpretado en la serie por Lothaire Bluteau.

Y aquí empiezan los problemas. Sí, así, en la primera línea del artículo. ¿Qué Carlos? En la serie sólo sabemos que se trata del «emperador Carlos», rey de los francos del oeste y emperador de Occidente. Bien. Fácil. Esto nos estaría situando ante la figura histórica de Carlos el Calvo, hijo de Luís el Piadoso y nieto de Carlomagno. Sin embargo, en la serie este personaje es una mezcla de «tres Carlos», que son:

  • Carlos el Calvo
  • Carlos el Gordo
  • Carlos el Simple

Fácil, ¿eh? Vamos a ver si podemos entender el asunto, que se trae miga.

Carlos el Calvo

Carlos el Calvo
Miniatura que representa a Carlos el Calvo. Salterio de Carlos el Calvo – Wikimedia Commons

Conocido como Carlos II de Francia (823-877) fue rey de Francia Occidental entre los años 843 y 877 y Emperador Romano de Occidente, es decir, Emperador Carolingio, entre el año 875 y el 877. Es decir, cuando Ragnar Lodbrok atacó París en el año 845 Carlos el Calvo aún no era emperador, tal y como nos muestran en la serie, era rey de los francos occidentales.

Era hijo de Ludovico Pío o Luís el Piadosos y su segunda esposa, Judith de Baviera, y nieto del emperador Carlomagno. A la muerte de su padre, en el año 840, comenzaron una serie de disputas con sus hermanos por la herencia de los territorios que conformaban su imperio; Carlos el Calvo, Lotario I y Luís el Germánico. Estas disputas finalizaron con el Tratado de Verdún en el año 843, a consecuencia del cual se desmembró el imperio carolingio. Previamente a la firma de tratado, Carlos y Luis se habían comprometido a ayudarse mutuamente contra Lotario en los Juramentos de Estrasburgo (842).

División del Imperio Carolingio:

  • Lotario I –> Asumí el título de emperador y se quedaba con los territorios que conformaban la Lotaringia: Flandes (los actuales Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo), la zona al oeste del Rin (las actuales regiones francesas de Alsacia y Lorena y parte de las actuales regiones alemanas llamadas Renania), las actuales regiones francesas de Borgoña y Provenza y el norte de la actual Italia. Pese a conservar el título de emperador durante un tiempo, no poseía ningún tipo de potestad sobre sus hermanos, aunque sí conservó las capitales imperiales: Roma y Aquisgrán.
  • Luís el Germánico –> Se quedaba con los territorios que conformaban la Francia Orientalis, el embrión de la futura Alemania.
  • Carlos el Calvo –> Se quedaba con los territorios que conformaban la Francia Occidentalis, el embrión de la futura Francia.

El Tratado de Verdún está considerado el origen de la fragmentación política de Europa, que dura hasta nuestros días.

Tras una serie de vicisitudes internas, en el año 875 Carlos el Calvo se hacía con el título de Emperador y procedía a la unificación – muy breve, eso sí – del territorio carolingio. La del año 845 no sería la primera vez que se enfrentaría a los vikingos; volvería a hacerlo en los años 856 y 861.

Curiosa – e históricamente – su hija Judith se casó con Ethelwulfo de Wessex, hijo del rey Egberto de Wessex. En la serie, sin embargo, Judith es hija del rey Aelle de Northumbria, no de Carlos el Calvo. Vamos a recordar brevemente la historia real de Ethelwulfo y Judith.

Al parecer, Ethelwulfo fue un hombre tremendamente religioso que rezaba e imploraba con asiduidad para obtener el favor de Dios contra sus enemigos vikingos. A la muerte de su esposa Osburga, acontecida en el año 854, partió un año después, en el 855, hacia Roma en peregrinaje. De regreso a su reino pasó Francia, por el Imperio Franco, y se instaló durante un tiempo en la corte de Carlos el Calvo, Carlos II de Francia, el hijo menor de Luís el Piadoso y nieto de Carlomagno. Estando en su corte, Carlos el Calvo le otorgó la mano de su hija mayor, Judith Martel o Judith de Flandes, casándose en el año 856 en Francia, teniendo Judith doce años de edad y Ethelwulfo rondando los cincuenta. Este matrimonio duró muy poco tiempo, ya que Ethelwulfo falleció en el año 858. A su muerte, casaron a Judith con su hijastro Ethelbaldo, hijo de Ethelwulfo y su primera esposa Osburga, pero el matrimonio fue anulado al poco tiempo alegando causas de consanguinidad de los cónyuges. Judith regresó a Francia, donde su padre la internó en un convento, del que se escapó con Balduino II Brazo de Hierro, conde de Flandes, con quien se casó y tuvo hijos, falleciendo a los 26 años, en el 870.

Carlos el Gordo

Charles_the_Fat
Carlos el Gordo en las Grandes Chroniques de France

Carlos III, apodado el Gordo, nació en el año 839 y murió en enero del año 888. Era hijo de Luís el Germánico (hermano de Carlos el Calvo) y de Emma de Altdorf, hija del conde de Altdorf, fundador de la Casa de Welf (Güelfos) o antigua Casa de Baviera. Ésta era una dinastía europea a la que han pertenecido varios monarcas alemanes y británicos desde el siglo XI hasta el siglo XX.

Fue coronado Emperador carolingio de Occidente por el papa Juan VIII y ostentó el título entre los años 881 y 887, rey de Francia Orientales desde el año 876 hasta el 887 y de Francia Occidentalis desde el año 885 hasta el 888.

Tras la abdicación de su hermano, Carlomán de Baviera, se sumó a sus posesiones – que por entonces era el reino de Germania – el reino de Italia. A la muerte de su otro hermano, Luís III, heredó también el reino de Francia Orientalis y, al fallecer su primo Carlomán II, se hizo con el reino de Francia Occidentalis. Una serie de catastróficas desdichas que le llevaron a reunificar el Imperio Franco bajo su mando, aunque por poco tiempo.

En cuanto a lo que nos interesa aquí, Carlos el Gordo se enfrentó a los vikingos en numerosas ocasiones, la más importante de ellas fue el sitio de París de los años 885-886, en el que también se basa parcialmente la trama que vemos en la serie como os explicaré en la segunda parte de esta entrada en la que trataré de forma muy pormenorizada todo el tema de la incursión vikinga a París y de dónde ha salido «cada cosa» que aparece en ella. En esta ocasión, Carlos el Gordo – como hiciese también Carlos el Calvo – optó por pagar a los vikingos una sustanciosa cuantía de dinero – un tributo llamado danegeld – para que éstos se retirasen sin causar más estragos. El problema vino dado porque gran parte de la población parisina – y francesa – harta y hastiada ya de tanto ataque normando, no asimiló muy bien esta decisión y consideraron al monarca un rey incapaz, cobarde y despreocupado que no defendía debidamente a su pueblo. Como no tenía hijos legítimos por aquel entonces, se intentó apartar del poder a Carlos el Gordo nombrando como sucesor a un bastardo que había concebido con una de sus – numerosas – concubinas, pero los obispos se negaron en rotundo.

Carlos el Gordo no sólo tuvo que hacer frente a los vikingos, durante su reinado también se produjeron rebeliones varias por todo el imperio, la más sonada de la cuales fue la que llevó a cabo el Conde de París – el Conde de Eudes o, en la serie, el Conde Odo – que había ganado gran fama por su valentía al enfrentarse a los vikingos en las incursiones de los años 885-886.

De constitución y salud débil – al parecer probablemente habría sido epiléptico – terminó por ser depuesto en el año 887 en un acuerdo tomado en la Dieta de Tribur. Tras el derrocamiento de Carlos, los grandes del reino eligieron al conde Eudes de París como rey de Francia. El Imperio Franco se disolvía para siempre y Carlos el Gordo moría tan sólo semanas después.

En la serie, de este personaje, lo que vemos es en parte el asedio que sufrió París (más que el asedio del año 845), el pago del danegeld igual que en el 845 y el Conde Odo, que es contemporáneo a Carlos el Gordo, y no a Carlos el Calvo. También vemos en la serie a un Carlos muy poco activo, bastante mindundi y manipulable, al que parece que – como se podría decir llanamente – que le falta un hervor, mucho más parecido a lo que habría sido Carlos el Gordo y no Carlos el Calvo.

Carlos el Simple

Georges_Rouget_(1783-1869)_-_Charles_III,_dit_le_simple,_roi_de_France_en_896_(879-929)
Greorges Rouget, 1838. Conservada en Versailles.

Carlos III, apodado el Simple, nació en el año 879 y murió en octubre del año 929, habiendo sido rey de Francia Occidental entre los años 893 y 923.

Hijo de Luís II de Francia, el Tartamudo, y su segunda esposa, Adelaida de París, se le apodó como el Simple no porque fuese «tonto», sino como apelativo de honesto.

Fue hijo póstumo y, al morir sus hermanos, era demasiado joven para reinar. Por ello, el emperador Carlos III el Gordo, de quien acabamos de hablar, se hizo con la corona que le pertenecía y, posteriormente, al derrocar a Carlos el Gordo, ésta pasaba al Conde Eudes de París.

Finalmente, Carlos el Simple accedía al trono de Francia el 28 de enero del año 893 en Reims, aunque a efectos prácticos no pudo reinar hasta la muerte del Conde Eudes en el año 898, año en el que volvió a ser proclamado rey.

Como sus antecesores, Carlos el Simple tuvo que hacer frente a las invasiones e incursiones vikingas y, cansado de un saqueo tras otro, decidió poner fin al problema de una forma muy común durante la Europa Medieval, con una alianza matrimonial: el año 911 se firmaba el Tratado de Saint-Clair-Sur-Epte entre Carlos y el líder vikingo Hrólfr Röngvaldsson, posteriormente Rollón al cristianizar su nombre. Rollón obtenía el territorio de Normandía y se convertía en el primer Duque de Normandía a cambio de cristianizarse y prometer defender los territorios franceses de nuevos ataques vikingos. La alianza matrimonial se selló casándolo con la hija de Carlos III el Simple, llamada Gisela de Francia, de la que poco se sabe, y de la que hablaremos a continuación.

Rollo

150414-news-vikings-standen
Rollo, interpretado por Clive Standen

Aunque ya hemos hablado de él en numerosas ocasiones y en la primera temporada ya os expliqué quién era su personaje histórico, no está de más que recordemos su historia que es ahora, a finales de la tercera temporada y principios de la cuarta, donde – como podréis ir viendo – la trama del Rollo «histórico» comienza a dejarse ver.

¿Quién fue el Rollo histórico? Hrólfr Röngvaldsson en nórdico antiguo o Göngu-Hrólfr se ha traducido, latinizando el nombre, como Rollón el Caminante o el Errante, sobrenombre que, según nos cuentan las Sagas, se ganó debido a que era tan grande y tan pesado (más de dos metros de altura y ciento cuarenta kilos de peso) que ninguna montura podía con él y no le quedaba otro remedio que ir andando. Actualmente se correspondería con el nombre islandés Hrólfur y el nombre escandinavo Rolf.

Rollo_Rouen
Estatua de Rollón en Rouen

Alrededor del año 885 comenzó sus incursiones por el Imperio Franco, desembocando en el Sena y saqueando todo cuanto encontraba a su paso. En el año 911 ponía sitio a París y el rey de los francos, Carlos III el Simple, decidía firmar con los vikingos el Tratado Saint-Clair-sur-Epte, por el que otorgaba todo el territorio que hoy en día Normandía. A cambio, Hrólfr aceptaba la conversión al cristianismo, su bautizo y el de todos sus hombres, cambiaba su nombre pagano por el cristiano de Rollón o Roberto, y se convertía en vasallo del rey franco prometiendo defender la estratégica zona de Normandía del ataque de otros piratas vikingos a partir de entonces, cosa que – según las fuentes históricas – tuvo que hacer en varias ocasiones.

Se convertía en el primer Duque de Normandía, aunque es probable que tal título no se utilizase hasta finales del siglo XI o ya en el XII y, curiosamente, sus descendientes fueron los que en el año 1066 arrebataron el trono inglés a los anglosajones con Guillermo el Bastardo, duque de Normandía y Guillermo I de Inglaterra.

Una curiosidad es la que nos cuenta el historiador Adhemar de Chabannes afirmó que en el momento en el que Rollón fue consciente de que se acercaba la hora de su muerte ordenó, en un ataque de locura, que decapitasen a cien prisioneros cristianos en honor a sus anteriores dioses paganos a los que creía que había abandonado. Sin embargo, parece ser que cuando recuperó la cordura, y sabedor del impacto que había causado lo que había hecho, ordenó repartir cien libras de oro – una fortuna para la época – entre las iglesias cristianas de su territorio para honrar al dios cristiano que había aceptado como único y verdadero al convertirse y bautizarse.

 

Gisla

vikings-Princess-Gisla-played-by-Morgane-Polanski1
Pincesa Gisla, interpretada en la serie por Morgane Polanski.

 

Aunque en la serie la conocemos como Gisla, su personaje hace referencia a Gisela de Francia, hija del rey de Francia Occidental Carlos el Simple (no Carlos el Calvo, como aparece en la serie) y la primera esposa del vikingo convertido en primer duque de Normandía del que acabamos de hablar, Rollón el Caminante, Rollo en la serie.

Su mano le fue concedida al vikingo tras la firma del mencionado Tratado Saint-Clair-sur-Epte en el año 911 como culminación de una alianza matrimonial para poner punto y final a las invasiones vikingas en el reino franco tras decenios de azote de los hombres norte.

Muy poco se sabe de su figura, de hecho, su historicidad y veracidad está muy discutida por los historiadores, algunos de los cuales creen que podría ser una figura inventada por las crónicas posteriores para endulzar o engrandecer el acuerdo al que llegó Rollón con Carlos el Simple. Otros estudiosos se decantan por la idea de que, de haber existido, se habría tratado de una hija natural[1] de Carlos el Simple.

Lo cierto es que Gisela apenas aparece mencionada, apenas se sabe nada de ella y no tuvieron descendencia que atestigüe de forma fehaciente su figura. La leyenda cuenta que Rollón era extremadamente violento con Gisela – a la que probablemente poco comprendía – y que Carlos el Simple envió a Normandía dos caballeros suyos para que intercediesen por ella. Caballeros que terminaron colgados en sendas horcas por orden del propio Rollón.

 

Sinric

Sinric
Sinric, interpretado por Frankie McCafferty

 

Aunque Sinric es una especie de viajero errante – con ciertos toques andróginos o incluso transexuales – que habla la lengua de los francos – que no francés, que aún no existía como tal – y que sabe cómo llegar hasta la desembocadura del Sena, podemos rastrearle como un personaje histórico un tanto diferente al rol que tiene en la serie.

En la serie, Sinric, tras la muerte de Athelstan, será el encargado de ayudar a Ragnar a llegar hasta las puertas de París. En la realidad histórica poco sabemos de él, salvo que fue un líder vikingo quien, junto a los líderes vikingos Rollo y Siegfried, participó en el asalto de París del año 885-886. Sabemos que junto con Siegfried y una flota de vikingos daneses navegó hacia Francia Occidental en el año 885, habiendo saqueado las zonas nortes del país anteriormente. Siegfired exigió un pago a Carlos el Gordo, que lo rechazó, por lo que – según las crónicas – más de 700 barcos vikignos remontaron el río Sena, llevando consigo más de 30000 hombres. Algunos documentos hablan de 40000.

Siegfried

Earl_Siegefried
Jarl Siegfried, interpretado por Greg Orvis

En la serie, Siegfried es un jarl vikingo que gobierna sus propias tierras y que, aparentemente, debe tener algún tipo de lazo de lealtad con Kalf, ya que aparece con él en Kattegat para ayudar a Ragnar en su empresa hacia París.

En la serie también, Siegfried es capturado durante el saqueo de París y la princesa Gisla quiere su ejecución. Cuando el verdugo está a punto de cortarle la cabeza, Siegfried pide que un soldado franco le recoja el pelo, ya que lo lleva largo. Cuando el verdugo está a punto de dar el golpe de gracia, Siegfried mueve la cabeza y el verdugo corta la mano del soldado franco. Al parecer – aunque no dispongo de la fuente exacta aunque la estoy buscando – esta escena es algún tipo de leyenda escandinava sobre una historia vikinga que debió suceder de forma muy similar.

Históricamente hablando sabemos que fue un líder vikingo danés que llevó a cabo sus acciones de incursión durante la segunda mitad del siglo IX y que participó en el asedio de París de los años 885-886.

En junio del año 885 los vikingos llevaron a cabo una serie de incursiones en las zonas de Neustria y la Lotaringia. Incursiones que intentó repeler Carlos el Gordo, fallando en el intento.

Los daneses pusieron entonces en marcha una gran expedición contra la zona de la Francia Occidental y un gran ejército se apostó cerca de Rouen en julio del año 885, bajo el liderazgo de Siegfried. Se cree que este ejército estaba compuesto por más de 700 barcos y unos 30000 hombres, algo imponente en aquel momento, por lo que bien podrían ser cifras exageradas. El contingente remontó el Sena hasta París por Pont-de-l’Arche y Pontoise y todas las fortificaciones de la zona fueron destruidas.

El 24 de noviembre del año 885 los vikingos llegaron a las puertas de París, pero los puentes fortificados que daban acceso a la ciudad bloqueaban su camino. Al día siguiente, Siegfried se reunió con el obispo de París, Gozlin, y le pidió que dejase pasar a su flota más allá de París, remontando el río, a lo que el obispo se negó. Comenzó entonces un largo asedio tras un primer ataque fallido contra la ciudad francesa. Y esto es lo que vemos en la serie, no el sitio del año 845, sino el del 885-886.

Entre el 31 de enero y el 3 de febrero del año 886 los vikingos se dedicaron a lanzar un ataque general contra París, pero no consiguieron romper la resistencia que ejercían los parisinos y el ejército de la ciudad comandado por el Conde Eudes y el obispo Gozlin.

Siegfried decidió retirarse momentáneamente con sus tropas y dirigirse a saquear el este de Francia, cerca de Reims. El 6 de febrero del año 886, tras una inundación que se llevó por delante la parte izquierda del puente que defendía la ciudad, los vikingos llegaban a las puertas de París, aislando la ciudad.

Tras un intento fallido por parte del Conde de Franconia por rescatar la ciudad del asedio vikingo en marzo del 886, el Conde Eudes y Gozlin empezaron las negociaciones con el jarl Siegfried, a quien ofrecieron 60 libras de plata por retirar se asedio y marcharse. Siegfried aceptó y, una vez efectuado el pago, se llegó a sus tropas con la intención de conquistar Bayeux, pero muchos de los hombres de Siegfried no se sintieron en absoluto satisfechos con este trato y se negaron a seguirlo. Decidieron quedarse en París y continuar con los ataques, pero fueron repelidos una vez tras otra.

Tras otros diez meses de asedio, el emperador Carlos dirigió el avance carolingio con un fuerte ejército contra los vikingos, pero decide pagar un tributo escandaloso a los vikingos, en vez de hacer frente militarmente a los sitiadores. Siegfried habría regresado con refuerzos una vez sitiado y capturado Bayeux.

Carlos el Gordo acordó pagar a los vikingos 700 libras de plata en el año 887 y dejarles navegar más allá París, remontando el Sena hasta Borgoña.

No sabemos mucho más de él, sólo que un líder vikingo llamado Siegfried aparece entre los muertos de la batalla de Lovaina, acontecida el 1 de septiembre del año 891.

Conde Odo

Count_Odo
Conde Odo, interpretado por Owen Roe

Históricamente hablando el personaje del Conde Odo se corresponde con el Conde de Eudes, conocido también como Conde Odón o Conde Odo, nacido en el año 860 y fallecido en enero del año 898. Fue conde de París entre los años 886 y 888 y rey de la Francia Occidental entre los años 888 y 898.

Era hijo del conde Roberto de Anjou y se ganó el título de rey de Francia Occidental en el año 887 gracias al enorme valor que demostró luchando contra los vikingos en el asedio de París de los años 885 y 886. Subió al trono tras la deposición de Carlos III el Gordo, de la que ya hemos hablado, y se convirtió así en el primer monarca francés de la dinastía de los capetos.

Sin embargo, el del 885-886 no sería su único encuentro con los hombres del norte. Volvió a enfrentarse a ellos y los derrotó en Montfaucon-d’Argonne.

Años más tarde, Carlos III el Simple, de quien también hemos hablado en este mismo artículo, le reclamó el trono y perdió el favor de muchos de los nobles franceses que hasta la fecha le habían apoyado. En el año 897 tuvo que reconocer como sucesor a Carlos III y aceptar su reclamo al trono. Murió el 1 de enero del año 898.

 

[1] Son hijos naturales el fruto de la unión entre parejas de solteros o divorciados, que al momento de la concepción no estaban unidos legalmente en matrimonio civil y/o religioso, principal diferencia contra los hijos bastardos en donde no existe un reconocimiento legal.

BIBLIOGRAFÍA

La bibliografía que he utilizado para este apartado es enormemente extensa, ya que he ido utilizando todo aquello que llevo investigado hasta la fecha. Por ende, mencionarla entera sería demasiado largo por lo que, si estáis interesados en algún punto en concreto de todo lo que he dicho, decídmelo y os daré las referencias bibliográficas exactas.

Anuncios