Estaba yo leyendo otras cosas, cuando vi este libro citado en una nota a pie de página. Me llamó la atención e inmediatamente me puse a buscar dónde podía conseguirlo. Lamentablemente es un libro que, pese a no ser antiguo (2012), a día de hoy está descatalogado y es complicadillo de encontrar. Yo di con él en una página de libros de segunda mano, os dejo el dato por si os ayuda a encontrarlo si os queréis hacer con él.

Antes de comprarlo indagué un poco por internet y las críticas que vi sobre el libro eran todas excelentes, así que… al carrito de la compra. Como de algo hay que morir, pues que sea rodeado de libros.

La gente de la ciénaga
Instagram: @thevalkyriesvigil / @ele_de_lis

El caso es que el libro llegó la semana pasada –y estas semanas tengo muchísimo trabajo y poquísimo tiempo libre–, y al echarle un ojo me sedujo tanto que me quedé con las ganas de sentarme y empezarlo ese mismo día. Pero el deber manda y hay que procastinar lo menos posible.

Pero llegó el viernes y nos íbamos de viaje, así que lo metí en el bolso y lo comencé en el viaje de ida. Solo os diré –por si os preguntáis si me ha gustado (aunque ahora os lo voy a contar, pero así os voy creando ambiente)– que me ha durado el viaje de ida, un par de ratos en la piscina y el viaje de vuelta de este fin de semana.

Vamos, que empiezas y no paras. Cualquiera diría que un tema tan raro, tan poco habitual y hasta tal vez poco macabro pueda resultar tan interesante. Cualquiera diría que un montón de cuerpos masculinos y femeninos de hace dos mil años pudiesen despertar tanto interés.

Pero es que el autor del libro, el ya fallecido Peter Vilhelm Glob, lo narra de una forma que parece más un capítulo de alguna de esas famosas series policíacas como Mentes Criminales o Bones, que un ensayo histórico y científico. Nos introduce a los hallazgos de los cuerpos y sus pormenores (algunos realizados en el siglo XVII, XVIII o XIX y de los que apenas quedan más que cuatro notas en los periódicos del momento o en los cuadernos de aquellos que examinaron las momias), a las particularidades de sus traslados y sus exámenes forenses en los distintos museos y a los problemas que surgieron para ver cómo se podían conservar aquellos tesoros humanos. Además se acompañan las explicaciones, siempre que se puede, de imágenes. Pero no olvidemos lo que acabo de comentar, algunos de los hallazgos se realizaron hace tanto tiempo, cuando no había ni métodos, ni conocimiento, ni técnicas, que no solo es que no haya fotografías, sino que ni siquiera se han conservado los restos en buenas condiciones. Algunos hallazgos, de hecho y como se nos cuenta en el libro, directamente se desenterraron de las turberas y los párrocos del pueblo dieron orden de enterrarlos de nuevo en algún cementerio local, haciendo que las nuevas condiciones atmosféricas deteriorasen los cuerpos. O que no sepamos dónde están, y se hayan perdido para siempre.

El libro, a grandes rasgos, se divide en tres partes. La primera nos habla de los hallazgos producidos en Dinamarca, haciendo especial hincapié en el hombre de Tollund y en el de Grauballe; la segunda parte nos habla de otros hallazgos efectuados en el Norte de Europa y la tercera y última nos cuenta cómo vivieron y cómo murieron esas gentes de la ciénaga, en qué creían para acabar allí  y cómo acabaron allí.

La gente de la ciénaga
Instagram: @thevalkyriesvigil / @ele_de_lis

Se trata de un libro antiguo, editado por primera vez en 1965, por lo que se agradece enormemente que esta edición de Mabot venga con anotaciones, con actualizaciones y correcciones, ya que con el tiempo se han descubierto nuevas informaciones gracias a los avances científicos, arqueológicos e históricos. La traducción directamente del danés y estas correcciones las ha llevado a cabo Enrique Bernárdez, catedrático de lingüística general en la UCM y autor de obras que seguro conoceréis como Mitología nórdica (Alianza Editoria, 2017) o Los mitos germánicos (Alianza Editoria, 2014).

Como nota aclaratoria os diré que estas gentes de la ciénaga no eran vikingos y vikingas, eran sus antepasados. La mayoría de los cuerpos hallados pertenecen a la Edad del Bronce y, especialmente, a la primera Edad del Hierro escandinava (entre el 400 a. C. y el 400 d. C. la mayoría de ellos). Pero, en el fondo, estas gentes creían más o menos en lo mismo que en lo que creyeron los vikingos unos siglos después, como os podréis imaginar, así que no dejan de ser aspectos realmente interesantes. ¿Eran sacrificios a los dioses? ¿A qué dioses? ¿Por qué o para qué? Me ha parecido tan interesante que estoy incluso pensando en escribir una entrada para el blog, ¿qué os parece?

Ficha técnica

Título: La gente de la ciénaga. Personas de la Edad del Hierro conservadas durante 2000 años.
Título original: Mosefolket: Jernalderens Mennesker bevaret i 2000 År
Autor: P.V. Glob
ISBN 13: 978-8492728350
Editorial: Marbot Ediciones Scp (1 de octubre de 2012)
Colección: Tierra De Nadie
Precio: 21,00 €
Características: 14,5 x 21 cm. Rústica con solapas.
Páginas: 230 páginas + 77 fotografías en b/n

Sinopsis

Calificado habitualmente de «novela de detectives científica», este clásico del ensayo arqueológico fue un bestseller internacional en el momento de su primera publicación Inédito hasta la fecha en nuestra lengua, sigue ofreciendo un relato fascinante y plenamente fiable de la religión, la cultura y la vida diaria de los hombres y mujeres de la Edad del Hierro.

Anuncios