A principios de este verano Saga Vanecek, una niña sueco-estadounidense de 8 anitos, realizó un hallazgo sorprendente: una espada en el lago Vidöstern, en Tannö, Suecia. Saga estaba a la orilla del lago lanzando palos y piedras, el típico juego al que hemos jugado todos para ver cuántas veces rebota la piedra o cómo de lejos tiramos el palo, cuando se cogió un palo algo más «extraño». Se dio cuenta de que tenía lo que parecería un mango y una terminación y que el objeto estaba todo oxidado. Enseguida fue consciente de que había encontrado una espada y llamó a su padre.

Este tipo de hallazgos no son extraños en los países escandinavos; los lagos han «devuelto» una enorme cantidad de objetos de cientos o miles de años, del pasado pagano de estos lugares, cuando sus habitantes realizaban ofrendas a los dioses depositando objetos de gran valor en lagos y ciénagas.

Saga y la espada:  foto de Andrew Vanecek
Saga y la espada: foto de Andrew Vanecek

El causante del descubrimiento ha sido, además de Saga, la sequía que este año se ha producido en la zona y que ha hecho que el nivel del agua del lago que hay junto a la casa de esta familia sea más bajo de lo habitual. De hecho, lo que estaban haciendo en ese momento era colocar una boya cerca de la orilla para avisar a los barcos de la poca profundidad.

Igual que su hija, el padre primero pensó que esta había encontrado una rama, pero también se dio cuenta enseguida de que parecía una espada, aunque sin saber qué valor histórico podía tener. Incluso pensó que podía tratarse de un juguete oxidado. Para salir de dudas preguntaron a sus vecinos y uno de ellos, aficionado a la historia y a la arqueología, le dijo que podía tratarse de una auténtica reliquia y que, mejor, llamase a las autoridades en la materia. Bien hecho.

Jönköpings Läns Museum
Foto: Jönköpings Läns Museum

Estas, al examinar la pieza, indicaron que la espada tenía, por lo menos, 1000 años de antigüedad, esto es, ser una espada vikinga, pero tras los pertinentes exámenes preliminares la fecha aún se amplía más: podría tratarse de una espada de los siglos V o VI d. C., lo que la situaría como objeto de la Era de Vendel. Es decir, como sabéis, pre-vikinga, lo que la convierte en un hallazgo excepcional.La espada mide unos 85 centímetros y conserva restos de madera y metal, según ha explicado Mikael Nordström, del Jönköpings Läns Museum. Ahora mismo están esperando que el personal de conservación del museo haga su trabajo y puedan aportar más detalles. La restauración está previsto que dure más o menos un año, momento en el que se harán públicos los resultados y ya se expondrá al público. ¿Por qué tanto tiempo? Pues porque se trata de un proceso de conservación extremadamente delicado al haberse conservado incluso madera, que no es lo habitual.

Alentados por el primer hallazgo, los investigadores han realizado más búsquedas en esa zona del lago. En la primera encontraron un broche que podría fecharse en torno al siglo III d. C., por lo que es probable, como apuntábamos más arriba, que se trate de una zona de sacrificios. La primera hipótesis que se plantó, que esta fuese una zona de tumbas cerca del lago, se descartó. Una segunda búsqueda arrojó a la superficie una monera del siglo XVIII, que no aporta mucha más información al hallazgo original, y no se descartan nuevas búsquedas. Por ello se pidió familia la máxima discreción un intento de evitar que la zona se convirtiese en un reclamo para curiosos y buscadores de tesoros que impidiesen llevar a cabo las investigaciones y poner en riesgo los posibles descubrimientos.

El lago: Jönköpings Läns Museum

Para esta entrada que usado las dos noticias que os dejo más abajo y le he añadido mis propios comentarios.

Anuncios