Un equipo de arqueólogos del Instituto Noruego de Investigación del Patrimonio Cultural (NIKU) ha descubierto un barco vikingo utilizando un georadar motorizado de alta resolución, así como numerosos montículos o túmulos funerarios y Casas Comunales (longhouse) en el condado de Østfold (Noruega). Esta tecnología la ha desarrollado el Instituto Lodwing Boltzmann Para la Prospección Arqueológica y la Arqueología Virtual (LBI ArchPro).

El descubrimiento se ha producido en Viksletta, justo al lado del monumental montículo de Jelle, junto lo que parecen los restos de al menos ocho túmulos funerarios más hasta ahora desconocidos y parcialmente destruido por las labores de arado.

Este impresionante hallazgo se encuentra justo debajo de la capa superficial del suelo, a una profundidad de unos 50 cm aproximadamente y estaba enterrado en lo que inicialmente fue un montículo funerario. Las visualizaciones digitales revelaron una estructura grande y bien definida en forma de barco de unos 20 metros de largo y todo apunta a que la parte inferior del barco aún se conserva. El próximo paso es llevar a cabo investigaciones no invasivas para mapear digitalmente tanto la zona del hallazgo como un territorio más amplio.

Estas primeras investigaciones apuntan a que hay restos bien conservados de la quilla y del casco del barco, a partir de los cuales los arqueólogos ya han realizado una primera reconstrucción hipotética de la nave.

Jellestad viking ship
Créditos: https://www.lbiarchpro-imagery.at/jellhaugen_vikingship_2018_images

Según Morten Hanisch, conservador del condado en Østfold, la importancia del hallazgo radica en que tan solo se han realizado otros tres hallazgos de características similares en Noruega. Además, estos descubrimientos tuvieron lugar hace mucho tiempo, con lo que en este se podrán poner en práctica nuevas tecnologías y mejores métodos de investigación y estudio, como indica también el Dr. Knut Paasche, Jefe del Departamento de Arqueología Digital de NIKU, y experto en barcos vikingos.

A-georadar-scan-

Junto a los túmulos funerarios el georadar ha mostrado evidencias de 5 Casas Comunales, alguna de ellas de tamaño considerable, así como otros 6 edificos más pequeños circundantes, lo que sitúa la zona en un plano similar al de Borre, en el condado de Vestfold cerca del Fiordo de Oslo, justo en la costa opuesta. Este entierro no sería un caso aislado, sino que estaría dentro de un contexto funerario más amplio, un cementerio diseñado para mostrar poder influencia, según las palabras del el arqueólogo Lars Gustavsen, líder del proyecto de NIKU.

animation_logos_en

Los arqueólogos del NIKU han propuesto ahora un proyecto de investigación para estudiar más a fondo la nave de Jellestad, el yacimiento y el paisaje circundante con métodos no invasivos antes de llevar a cabo cualquier tipo de excavación, que no descartan a largo plazo, especialmente para pofer fecharlo con carbono 14. Hay expectativas puestas en encontrar otro tipo de hallazgos, como los objetos que acompañaron el entierro, pero es poco probable ya que la zona ha sido cultivada y arada durante siglos de forma intensiva y este tipo de tumbas, muy conocidas, saqueadas profusamente en el pasado.

Fuentes de la noticia:

Anuncios