Gracias a un juguete de madera hallado en una excavación en un yacmiento de la Edad del Hierro en el centro de Noruega podemos imaginarnos a un niño vikingo jugando a las batallas con una réplica tallada de un barco de madera.

El objeto se encontró enterrado en un pozo seco en una pequeña granja del pueblo de Ørland y se trata de un barco similar a los que usaron los vikingos, con la proa y la popa elevadas y un agujero en el centro en el que debió estar el mástil de la vela.

La Era Vikinga, fechada entre el 800 y el 1066 aproximadamente, marcó una época en la que los marineros y los exploradores escandinavos viajaron por las regiones costeras de Europa hasta lugares tan lejanos como Bagdad. Sus distintivos barcos de vela eran conocidos al parecer incluso por los agricultores del interior que esculpieron réplicas de sus botes para niños o niñas.

toy-5

Según Ulf Fransson, jefe de campo de la excavación y paleólogo del Museo de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega (NTNU), este barco nos revela aspectos sobre la gente que vivía en la granja, como que había niños en ella y que estos tenían tiempo para jugar y no solo trabajar ayudando en la granja. Más aún, que los propios adultos disponían de tiempo para tallar estos objetos para los niños y las niñas.

Juguetes de madera y zapatos de cuero

En el mismo pozo y en otros cercanos se han hallado también piezas de cuero procedentes de zapatos fechadas entorno a los años 1015-1028 y que muestran signos de haber sido reparados.

Según Ingrid Ystgaard, arqueóloga en el Museo de la Universidad NTNU y gerente de proyectos de la excavación, se han encontrado en la misma zona siete granjas y astilleros de al menos 1500 años de antigüedad que los arqueólogos están tratando de conectar para averiguar qué pueden revelar sobre la vida en época vikinga estas agrupaciones de granjas y su evolución.

Este barco de juguete se ha encontrado en una granja de interior, lejos de la costa y de cualquier ruta comercial o área urbana y no parece ser, según los descubrimientos, una granja de las más prósperas de la región según Ystgaard.

Un juguete bien conservado

Este frágil barco de madera ha llegado hasta hoy tan bien conservado probablemente debido al alto nivel freático en el pozo donde se encontró. Según los especialistas en un lugar más seco lo más probable es que se hubiese descompuesto.

Este tipo de hallazgos arqueológicos refuerzan cada vez más la idea de que los vikingos no eran, o no solo eran, saqueadores y asaltantes de pueblos.

Un estudio publicado en diciembre de 2014 en la revista Transacciones filosóficas de la Royal Society B sugería que los vikingos emprendían viajes por mar para establecer colonias y rutas comerciales y que las mujeres también navegaban en los barcos vikingos. Tal vez esa idea resonó en una joven campesina noruega que jugaba en la tundra hace 1000 años, mientras manejaba su barco de juguete vikingo y soñaba con navegar en mar abierto.

Fuente original aquí.

Anuncios