Nuevo hallazgo arqueológico y, de nuevo,… ¡una espada vikinga! Se estima que es una espada del siglo IX o X y se ha encontrado en la ciudad de Patara, cerca de Licia, en la provincia de Antalya, Turquía. ¿La espada de un soldado de la Guardia Varega?

El hallazgo se produjo durante unos trabajos de excavación que se están realizando en esta ciudad y el arqueólogo Feyzullah Şahin de la Universidad de Akdeniz ha confirmado que se trata de una espada vikinga. Sahin se aventura a elucubrar que tal vez este artefacto perteneció a algún soldado que luchó en alguna guerra naval durante la primera mitad del siglo IX o durante el X, tal vez como mercenario en el imperio Bizantino.  Los vikingos del este, conocidos como Varegos, sirvieron en ocasiones como mercenarios en la armada bizantina a partir de principios del siglo X (bajo el reinado de Basilio II en el 988) y llegaron a constituir lo que se conoce como la Guardia Varega, un cuerpo de élite que sirvió a los emperadores bizantinos y que se compuso de guerreros nórdicos durante al menos sus cien primeros años. El más conocido de ellos fue Harald Hardrada quien, tras su periplo por Asia, regresó a Noruega y lideró un ejército en el año 1066 que se enfrentó a los anglosajones ese mismo año en la batalla de Stamford Bridge. Batalla que dio fin, de forma oficial, a la Era Vikinga. Si queréis leer sobre esto, podéis hacerlo en esta entrada: 1066, el año del fin: las batallas de Stamford Bridge y Hastings.

El trozo conservado de la espada mide poco más de 43 cm y las características del pomo o la guarda la encuadran dentro de la tipología de espadas vikingas K y O, según la clasificación de Jan Petersen. Y os preguntaréis qué es esto.

 

El arqueólogo noruego Jan Greve Thaulow Petersen (1887 – 1967) escribió en el año 1919 el libro De Norske Vikingsverd (Las espadas vikingas noruegas) donde llevó a cabo un minucioso trabajo de catalogación de espadas de época vikinga basándose en sus características. Os dejo una foto de las que se mencionan en cuestión.

PETERSEN VIKING SWORS P O
Espadas vikingas tipo O y P – http://www.vikingsword.com/petersen/

Aunque no era lo más habitual (por el coste de estos objetos) se sabe que los vikingos depositaban espadas en las tumbas como ajuar funerario en calidad de regalo hacia la persona fallecida. La espada fue depositada en una vaina de madera, algo habitual en este tipo de ofrendas, pero es difícil saber a ciencia cierta por qué esa espada en particular llegó hasta Patara, según la profesora Havva İşkan Işık .

Las excavaciones en la zona del descubrimiento llevan en marcha más de 30 años bajo la dirección de la profesora Havva İşkan Işık de la Universidad de Akdeniz y es una zona arqueológica de especial relevancia. Patara fue uno de los mayores enclaves comerciales de Licia, localizado en la desembocadura del río Janto, y se dice que el oráculo de Patara ubicado en el tempo de Apolo (aún no descubierto) rivalizaba con el de Delphos y alcanzó en reputación al templo de la isla de Delos. Se creía que Apolo vivía en Delos durante el verano y en Patara durante el invierno como recogieron Heródoto de Halicarnaso y Servio Honorato. Patara era uno de los hijos de Apolo y habría fundado la ciudad, según la mitología.

La ciudad de Patara se rindió a Alejandro Magno en el año 333 a. C. llegando a ser durante el Periodo Helenístico un símbolo de democracia. En el año 42 a. C. la capturó el  general Brutus y pasó a ser un importante enclave romano en el Mediterráneo. Posteriormente la ciudad cayó en manos del Imperio bizantino y Otomano.

Hasta la fecha solo se había encontrado –también durante una excavación en 2010 y en la provincia de Muğla– un indicio material de la presencia de los vikingos en Anatolia, otra espada.

Fuentes:

 

 

Anuncios